Dennis Martínez, icono del béisbol pinolero

Dennis Martínez, el más grande pelotero de Nicaragua, conquistó las Grandes Ligas convirtiéndose en el latino más ganador de las mayores. Un ejemplo de lucha, humildad, sacrificio y un estandarte del deporte nacional.


La fecha del 14 de mayo de 1954, marca para la historia del deporte rey de los nicaragüenses el nacimiento del más grande pelotero que esta patria haya visto. José Dennis Martínez Ortiz grabaría con tinta indeleble todas sus hazañas convirtiéndose en una leyenda para el béisbol pinolero.

Hijo de don Edmundo Martínez y doña Emilia Ortiz, el amor por el béisbol se manifestó desde pequeño en el intrépido peloterito dando sus primeros pasos en el terreno de juego en un pequeño campo de la gran sultana conocido como la sabaneta.

Denis sintió su amor por el béisbol a primera vista sabía de antemano que su destino estaba ligado al montículo. Comenzó a destacar a nivel nacional en el campeonato juvenil de 1971 donde lanzó el juego final ante el equipo Prego Junior, tirando lechada además de impulsar la única carrera del partido mediante un cuadrangular.

Posteriormente la calidad del espigado “Chirizo” lo llevó al conjunto de los Tiburones de Granada, en el béisbol de primera división bajo las órdenes del mítico manager Heberto Portobanco. Con Dennis como principal lanzador el equipo de Granada logra el título de la temporada 1972, Martínez ganó el partido del campeonato ante León y aporto 11 partidos ganados esa temporada, con tan solo 17 años de edad.

La Selección Nacional, factor clave para llegar a Grandes Ligas

Dennis participó con la selección nacional de béisbol de Nicaragua de los mundiales 1972 y 1973 los cuales fueron un escaparate internacional. Se recuerda aquel partido de 1973 un duelo de picheo ante Dick Worthan de los Estados Unidos. Gracias a sus actuaciones con el uniforme de la selección nacional Dennis Martínez es firmado por la organización de los Orioles de Baltimore, para comenzar su aventura en el béisbol organizado.

El azar del destino siempre presente en la vida de los llamados “grandes” estaba con Dennis el 14 de septiembre de 1976, celebrando las fiestas de independencia en Nicaragua, el “Chirizo” comienza su andar como pelotero de liga grande al medirse al conjunto de los Tigres de Detroit.

Gano 45 juegos en tres años convirtiéndose en figura preponderante del equipo de Baltimore, donde jugo de 1976 hasta 1986.

Dennis Martínez, exbigleaguer nicaragüense.

Expos de Montreal, su segundo equipo en las Mayores

No todo fue color de rosa para Dennis Martínez tras militar durante 10 temporadas con los Orioles de Baltimore, esos años también estuvo ligado al vicio del Alcohol, celebrando cada triunfo con una botella de licor.

El mismo Dennis cuenta el calvario que vivió el y su familia, pero encontró la Fe en Dios su pilar y sustento pudo salir de ese mundo de excesos y licor. Martínez continúo su carrera con los Expos de Montreal equipo que sería su segunda casa en ligas mayores desde 1987- 1993.

El primer latino en forjar un Juego Perfecto

Antes del partido del 28 de julio de 1991 Dennis Martínez visito una iglesia de los Angeles, encomendando su accionar del partido que le tocaba ser el abridor. Tuvo que tomar un taxi para no llegar tarde al juego el cual se efectuaría en el Dodgers Stadium, ante precisamente los Dodgers.

Dicen que no hay nada perfecto en el deporte y en la vida misma, pero ese día Dennis Martínez toco la perfección, convirtiéndose en el lanzador número 13 en realizar un juego perfecto y el primer latinoamericano en la historia en conseguirlo.

Dennis venció 2x0 a los Dodgers la fanaticada visitante lo aplaudió y reconoció la gesta del gran lanzador pinolero, para siempre quedará en el recuerdo el batazo de Cris Win al jardín central y Marquis Grissom corriendo para atrás hasta casi la franja de seguridad atrapando el elevado y convirtiendo a Dennis en el “Perfecto”

Serie mundial con los Indios de Cleveland

Luego de finalizar su exitosa etapa con los Expos de Montreal Dennis Martínez estaba listo para regresar al nuevo circuito y recibió el llamado de los Indios de Cleveland equipo donde se mantuvo por espacio de 2 temporadas 1994-1996.

Con los Indios su mejor registro fue de 12-6, participó de la Serie Mundial de 1995 ante los Bravos de Atlanta que por aquel entonces eran de los mejores equipos de las mayores.

Dennis abrió dos partidos en esa Serie Mundial, incluido el sexto juego el cual a la postre daría el título de campeones al conjunto de Atlanta. Su estadía en Cleveland es recordada también por aquel magistral duelo de picheo contra Randy Jhonson en la serie de campeonato de la Liga Americana, Dennis salió victorioso dando el pase a la final a los Indios.

245 victorias el latino más ganador de la historia.

Una carrera de 20 años en Grandes Ligas, es como una montaña rusa de emociones interminables así lo vivió Dennis Martínez en su día a día. Pero aún quedaba un objetivo pendiente y ese era tumbar el record de Juan Marichal de 243 victorias.

Siendo un hombre acostumbrado a los retos Martínez se fijó entre ceja y ceja la meta de superar al dominicano Marichal y lo logro. Sus últimas temporadas Dennis las paso con los uniformes de los Marineros de Seattle , y los Bravos de Atlanta siendo precisamente con los Bravos que lograría llegar a la cifra de 245 partidos ganados convirtiéndose en el lanzador latino con mayor número de victorias en la historia de las grandes ligas, un record que se mantiene vigente hasta el día de hoy.

El legado del “Perfecto”

Más allá de los logros deportivos que Dennis Martínez alcanzó a lo largo de su carrera, ser el máximo ganador latino en grandes ligas, ganar 100 juegos en cada liga, participar de 4 juegos de estrellas, conseguir 30 blanqueadas, la calidad de persona que es el “Perfecto” supera los méritos del pelotero.

En la actualidad Martínez dedica su tiempo a brindar oportunidades a los jóvenes de Nicaragua, abrir puertas hacia el futuro a través del deporte. Para ello ha creado junto al Ingeniero Jorge Luis Ayestas el torneo de béisbol juvenil “Perfect Game League” que este 2018 realizará su tercera edición.

El torneo otorga becas universitarias a los mejores jugadores y estudiantes el deporte se convierte en el vehículo que lleva al éxito esa es la misión de nuestro big leaguer ser forjador de los deportistas y profesionales del futuro.

En un país donde la pasión por el béisbol esta presente al despertar en cada mañana Dennis Martìnez simboliza la gloria, la grandeza, el embajador de nuestra tierra al más grande nivel un orgullo de nuestro país, los pinolero podemos decir que tenemos con icono de nuestro deporte rey al más grande al “Perfecto” Dennis Martínez.