...
Imagen referencial / EFE

Imagen referencial / EFE

AmCham y Cosep rechazan propuesta de reformas electorales

La propuesta de reforma electoral presentada por diputados sandinistas no garantiza un proceso electoral trasparente, según las cámaras


La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), rechazaron este jueves la propuesta de reforma a la Ley Electoral (Ley 331), introducida por diputados del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en la Asamblea Nacional.

Según ambas cámaras, esta propuesta de reforma no garantiza un proceso electoral trasparente y no aporta al proceso de reconstrucción de confianza en el país.

“Consideramos que Nicaragua, a través del proceso electoral que se aproxima, tiene una enorme oportunidad para recuperar la confianza en el país que no se debe desaprovechar. Invitamos a los miembros de las Asamblea Nacional, especialmente a los de la Comisión Constitucional para Asuntos Electorales, a considerar los señalamientos sobre las reformas electorales hechos por distintas organizaciones políticas, tanto locales, como internacionales, entre ellas los expresados por la Organización de Estados Americanos (OEA) en octubre 2020, por la Unión Europa, entre otras”, expresó AmCham a través de un comunicado.

AmCham recordó al Gobierno de Nicaragua que sin un proceso electoral que propicie elecciones libres, justas, transparentes y observadas, será muy difícil tener un ambiente apropiado para el desarrollo económico y social de los nicaragüenses.

Por su parte el Cosep suscribió un acuerdo con organizacions civiles y partidos políticos, en el que rechazan la propuesta de reforma electoral promovida por los legisladores sandinistas, y exigieron una enmienda que garantice elecciones libres con miras a los comicios de noviembre próximo.

En un pronunciamiento conjunto, unas 54 organizaciones civiles, juveniles, empresariales y partidos políticos, señalaron que para que la "patria supere pacíficamente la profunda crisis nacional, agravada desde 2018 por la escalada represiva del régimen, es fundamental la implementación de una reforma electoral que incorpore las transformaciones legales e institucionales necesarias" que den las garantías que permitan la realización de elecciones libres.

Esas reformas, indicaron, deben garantizar un proceso electoral transparente, justo, competitivo y que sean vigilados por observadores internacionales y nacionales, "como primer paso para reconstruir el sistema democrático e instaurar un Estado de Derecho".

El lunes de la semana pasada los diputados del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) introdujeron ante la Asamblea Nacional, una propuesta de reforma a la Ley Electoral que, según los opositores, inhibe a candidatos críticos al presidente Daniel Ortega, limita la financiación electoral, suspende la observación electoral, y restringe derechos constitucionales.

Esa iniciativa, consideraron las organizaciones, no contribuye en forma alguna a garantizar unos comicios libres y transparentes, "que demandamos la mayoría de los nicaragüenses con el respaldo de la comunidad internacional".

"Un proceso electoral libre, justo y transparente que garantice el voto popular supone la elección de un nuevo Consejo Supremo Electoral, capaz de devolver la credibilidad y transparencia al sistema electoral", indicaron en el documento.

Asimismo, consideraron que esa iniciativa "no responde a la demanda nacional e internacional de elecciones con atributos democráticos porque no incorpora las reformas legales necesarias para que en los próximos comicios nacionales se respete el voto ciudadano".

Sino que, "por el contrario, la casi totalidad de las propuestas profundizan la actual crisis de transparencia y credibilidad de las instituciones electorales" añade el documento.