PANIFICADORAS EN SU MAYORÍA DIRIGIDAS POR MUJERES En riesgo de cerrar por altos costos de la materia prima


El 32.3% de empresas panificadoras han tenido dificultades para hacerle frente al pago de sus obligaciones financieras y apenas el 16.5% han reestructurado estas deudas para sobrevivir y tener balance entre ingresos y egresos, por lo que el ahogamiento por la reducción en las ventas les podría llevar a cerrar este 2020.

De estas panificadoras afectadas son dirigidas por mujeres un 52%, esto según un informe de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES).

“Si se logra hablar con las instituciones financieras, con las que tienen obligaciones y se puede llegar a un tipo de acuerdo, que les permitan extender los pagos, el periodo de pago, las gracias o reducir las cuotas, esto producirá un mejor manejo de sus gastos mensuales”, dijo Camilo Pacheco Investigador de Funides.

En busca de mejorar sus ingresos algunas panificadoras han aumentado el precio de sus productos, lo que un 98% de se debe al incremento de costo de la materia prima, sin embargo esto sería revertido con el uso de exoneraciones de algunos productos primarios para la elaboración del pan, así lo especifica un informe.

“Sin embargo en nuestro país el nivel de uso de exoneraciones, previo a la situación de crisis actual, era relativamente bajo, porque tenemos un sistema en línea, que no es fácil para todas y todos los emprendedores”, aseguró Pacheco.

El investigador de Funides especificó que para muchas empresas, es difícil hacerle frente a los requisitos, que te pide el sistema en línea y otros no tienen conocimientos de computación para entrar y hacer uso del sistema que es totalmente en línea.

Todas estas deudas y problemas en los negocios están llevando a que hombres y mujeres en su mayoría, padezcan trastornos en el sueño, ansiedad, depresión, desesperanza y crisis nerviosa, lo que otro estudio de FUNIDES revela que es parte de varias crisis sociales, económica y políticas que a través de los años les ha tocado vivir a los nicaragüenses.

“Somos una población que ha acumulado estrés postraumático, estamos hablando de efectos de la Guerra de los años 80 e incluso antes de eso la de los 70, son dos aspectos que nunca se han tratado a nivel de salud pública y a nivel individual son pocos”, expresó Gloria Carrión, Investigadora de FUNIDES.

Carrión adelanto que en un futuro se necesitan políticas públicas del gobierno a cargo y apoyo para lidiar con una población que está traumatizada en muchos sentidos.

El estudio concluye que la precariedad financiera, la incertidumbre laboral y la situación política del país, son las fuentes importantes que están generando estrés emocional a los y las nicaragüenses.