Pequeños productores de granos básicos aún no se recuperan de Nate


Ha pasado un mes que la tormenta tropical Nate pasó por sus tierras y destruyó sus cultivos, pero todavía los pequeños productores de granos básicos aglutinados a la Red de Bancos del Pacífico no se recuperan del daño ocasionado y dicen que el apoyo no llegó por parte de ninguna institución estatal para ayudar a disminuir el impacto económico en sus parcelas. “Los rubros más afectados fueron el caso de frijoles y maíz, y sus afectaciones pueden andar alrededor de unos 80 productores, con unas 40, 50 manzanas de frijol y en el caso de maíz puede andar en 40 manzanas, arroz unas 15 manzanas, en plátanos se perdió unas 30 manzanas en diferentes puntos” aseguró Carlos Tenorio Coordinador de la Red de Banco del Pacífico. Juan Carlos Mora, vocero Semillas de Identidad, dijo que “en Carazo ya se habían sembrado plantillos de frijoles y se perdieron unas 80 manzanas de frijoles, los daños fueron fatales”. Te interesa: Cruz Roja activa fondos de emergencia para atender estragos que dejó la tormenta Nate Esta red de Bancos pertenece al proyecto de Semillas de Identidad que ha encontrado precisamente en las semillas criollas la recuperación de sus cultivos. “Lo que nosotros estamos promoviendo es el mejoramiento participativo con los agricultores para mejorar sus variedades criollas y obtener mejores rendimiento pero sin necesidad de introducir semillas de otros lados que son ajenas de su calidades y no se adaptan a su ambiente” sostuvo Blanca Castro, de la Federación para el Desarrollo FECODESA. Además: Afectaciones en la producción de plátano llega a los mercados, su precio esta “regalado” En el país funcionan más de cuatrocientos bancos comunitarios de semilla, en los que se encuentran distribuidas 141 variedades de frijol, 127 de maíz, 38 variedades de sorgo y 9 de arroz que han sido identificadas por la Alianza Semillas de Identidad Y cuyas experiencias fueron expuestas a la comunidad universitaria de la universidad centroamericana. Según “Semillas de Identidad” en el país existen unas 35,000 familias que trabajan con las semillas criollas y acriolladas de calidad para garantizar su alimentación.