La madre del joven Kennett Israel Romero Aburto, de 23 años de edad, sostiene el retrato de su hijo. Foto: Walkiria Chavarría

La madre del joven Kennett Israel Romero Aburto, de 23 años de edad, sostiene el retrato de su hijo. Foto: Walkiria Chavarría

Secuestros en Managua están "a la orden del día"

A eso de las 9:20 de la noche de ese martes, el joven de iniciales D.G.J. narró que se se dirigía a su casa de habitación a bordo de su motocicleta, cuando fue interceptado por tres camionetas doble cabina


Una noche de horror y torturas vivió el joven de 26 años de edad de iniciales D.G.J; quien afortunadamente logró sobrevivir a un secuestro realizado por fuerzas paramilitares el pasado martes.

A eso de las 9:20 de la noche de ese martes, el joven de iniciales D.G.J. narró que se se dirigía a su casa de habitación a bordo de su motocicleta, cuando en el sector de la Shell Waspan Norte fue interceptado por tres camionetas doble cabina Hilux. Uno de los ocupantes de la camioneta le disparó a una de las llantas de la motocicleta, provocando que el conductor perdiera el equilibrio de la misma y cayera al suelo. En ese momento lo subieron a una de las camionetas y se lo llevaron a la Cuesta El Plomo.

"Me desnudaron, preguntaban que de dónde conocía yo al un tal "Viper" (Cristian Josué Mendoza Fernández, uno de los estudiantes que estuvo atrincherado en la Upoli). Yo les decía que no lo conocía, que no sabía quién era. Me daban con una regla con clavos, me golpeaban, me daban choques eléctricos" narró el joven.

Después de varias horas de tortura, D.G.J; relata que uno de los secuestradores le dijo: "¿Sabés que este es tu último día?" Seguidamente lo lanzaron a un precipicio y lo rafaguearon.

Sin saber que D.G.J; no había muerto, los cuatro sujetos abordaron los vehículos y se marcharon. El joven, horas más tarde, salió a la carretera donde pidió auxilio.

D.G.J logró identificar a uno de sus secuestradores como el supuesto paramilitar que murió la semana pasada en Ciudad Belén, ejecutado por el mismo grupo de paramilitares con el que se movilizaba.

Ante organismos de derechos humanos acudió la familia de Cristian Josué Mendoza Fernández, conocido como "Viper", para denunciar el secuestro de este joven ocurrido el pasado sábado en el barrio capitalino El Riguero, a eso de las dos de la tarde.

Junto a Mendoza también fue secuestrado el joven Kennett Israel Romero Aburto, de 23 años de edad. Ambos jóvenes, según sus familiares, se encontraban en una pulpería comprando cuando unos encapuchados armados y a bordo de camionetas bajo amenazas se los llevaron.