Foto Cortesía.

Foto Cortesía.

Discurso del presidente Ortega denota desesperación por las sanciones en su contra, dicen expertos

El miembro de la Alianza Cívica Michael Healy afirmó que ofenderles en un acto público de manera desmedida sólo acrecentará la presión internacional y las sanciones económicas personales.


Las reacciones contra las recientes declaraciones del presidente Daniel Ortega en cuanto a la aplicación de sanciones para Nicaragua no se han hecho esperar.

El arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, Cardenal Leopoldo Brenes, señaló que las palabras del mandatario nicaragüense no dan paso para el ambiente de paz que debe reinar en el país.

Brenes calificó de triste las declaraciones del presidente, mismas que "no abonan a un diálogo sincero”.

Al referirse al tema, el miembro de la Alianza Cívica Michael Healy afirmó que ofenderles en un acto público de manera desmedida sólo acrecentará la presión internacional y las sanciones económicas personales.

Miseria serán ellos. No es mintiendo que van a llegar a convencer a la población nicaragüense, pues la comunidad internacional sabe quiénes son los que están violando los derechos humanos, son ellos y cada sanción es para ellos, de nadie más, no permitamos que nos engañen”, afirmó Healy.

Los expertos afirman que el tono de la retórica del presidente Ortega denota desesperación por las pérdidas económicas a su bolsillo y que por primera vez durante la crisis sociopolítica se nota suplicante.

“Extraño en él porque ofendió a la Alianza Cívica, pero con un tono más bien suplicante, esto demuestra que las sanciones si están surtiendo efecto y mientras él no comprenda que la solución está en sus manos, esta presión va a continuar”, manifestó Edgar Parrales, analista político.

La libertad de los presos políticos es un deseo colectivo del pueblo nicaragüense y la comunidad internacional y es lo único que demostraría que de verdad el presidente Ortega tiene voluntad política y detendría las sanciones en su contra, coinciden los expertos.