Foto Cortesía.

Foto Cortesía.

Victoria de panameño Cortizo podría significar menos apoyo para presidente Ortega

El domingo se realizaron elecciones presidenciales en la nación canalera.


Para el ex embajador Mauricio Díaz, la victoria del socialdemócrata Laurentino Cortizo en las elecciones presidenciales en Panamá, demuestra que el péndulo político en la región centroamericana se está moviendo de partidos de izquierda a los de derecha; lo que podría representar una vuelta a la democracia y menos apoyo internacional a la violación de derechos humanos que está cometiendo el Gobierno que dirige el presidente de Nicaragua Daniel Ortega.

“Tengo la esperanza que enrrumbe su gestión gubernamental a favor de la democratización de Nicaragua y la recuperación de nuestros derechos y demandas sociales que él las conoce bien porque han sido transmitidas en la Organización de Estados Americanos (OEA) y su país es miembro en este organismo del grupo de apoyo para la crisis de Nicaragua”, expresó Díaz.

Lea: Laurentino Cortizo es electo nuevo presidente de Panamá

Al consultarle a Cortizo si apoyaría al presidente Ortega o a quienes se manifiestan en su contra, este contestó que estaría apoyando la democratización del país.

“Mi respaldo sería a la democracia. Yo soy egresado del Colegio La Salle, Diriamba, en Nicaragua, por lo que yo le tengo mucho cariño a Nicaragua”, dijo Laurentino Cortizo, presidente electo de Panamá.

En cuanto a la relación del nuevo presidente con el Gobierno de Nicaragua, para el analista Fanor Avendaño sigue siendo una incógnita pues la tierra canalera posee alianzas con países grandes en sus finanzas, como China Continental, Estados Unidos y Canadá, por lo que su manera exterior de pensar va de acuerdo a las afectaciones que tengan sus intereses económicos.

“Panamá es el segundo país con los mejores índices de desarrollo humano 2018 y el quinto en América Latina con las ofertas de inversión internacional, por lo que a ellos mientras no se les afecte esos índices económicos y su relaciones de comercio con Nicaragua sean positivas no tendrían ningún reclamo” , dijo Avendaño.

El analista político agregó “si esta situación de Nicaragua afecta sus intereses económicos y ven en el país un aliado de comercio menor, ahí sí podrían ser más críticos con lo que sucede, pero sí estarán pidiendo democracia para la nación”.

El Partido de la Revolución Democrática (PDR), al que pertenece el nuevo presidente de Panamá, tuvo estrechos vínculos con el presidente Daniel Ortega, debido a que su fundador Omar Torrijos apoyó la Revolución Popular Sandinista de 1979, por lo que su valoración con respecto a lo que vive Nicaragua es toda una incógnita.