Foto Cortesía.

Foto Cortesía.

Amnistía que podría proponer el Gobierno no borrará sus crímenes, dicen expertos

Expertos aseguran que la memoria histórica de los daños y pérdidas humanas tras el estallido social de abril de 2018 no serán borrados con ninguna Ley:


Los crímenes que son reconocidos por organismos internacionales de derechos humanos como de lesa humanidad cometidos por el Gobierno de turno y por la Policía Nacional, no serán borrados a nivel internacional con una Ley de Amnistía, es lo que expresan analistas políticos al referirse al tema que propusieron los representantes del gobierno ante la mesa de negociación.

“Aquellos actos de lesa humanidad no son objeto de amnistía, el Gobierno puede decretarla, pero si algún funcionario, miembros de la Policía Nacional o paramilitares se confirman que cometieron estos crímenes pueden ser sujetos de ser llevados a tribunales internacionales, no hay condescendencia con eso”, dijo Edgar Parrales, exembajador.

Lea: Panamá, Venezuela y El Salvador definirán aplicación de la Carta Democrática contra Nicaragua

Según Parrales, por la negativa de la Alianza Cívica el Gobierno es capaz de llevar la propuesta a la Asamblea Nacional en donde la bancada mayoritaria sandinista la aprobaría sin ningún obstáculo, lo que "puede hacer incluso que los presos se sigan llenando de valor y digan, no vamos a salir, porque no aceptamos esa amnistía, no hemos cometido ningún crimen y al sacarlos a la fuerza pues las medidas será el retorno a las calles en las manifestaciones y miles salgan, eso no creo le agrade al Gobierno”, afirmó Parrales.

Los expertos aseguran que la memoria histórica de los daños y pérdidas humanas no serán borrados con ninguna Ley, pues las afectaciones causadas a los familiares de manifestantes son irreversibles.

“Ese tema debe discutirse con mucho cuidado porque significaría dejar en libertad a los culpables de los crímenes, por lo menos a nivel nacional porque quienes cometieron delitos de lesa humanidad pueden ser perseguidos en cualquier parte del mundo”, dijo Mauricio Díaz, analista político.

Díaz aseguró que el costo de salir del impasse en la mesa de negociación y la solución a la crisis sociopolítica del país no puede ser el de dejar en la impunidad los crímenes.

“Acaso nos vamos a olvidar de los asesinatos, de los familiares que reclaman justicia, de las víctimas de la represión, eso es imperdonable, mientras otros países avanzan en materia de derechos humanos nosotros vamos de retroceso”, agregó Díaz.

De momento, las distintas organizaciones de derechos humanos contabilizan de 300 a 500 fallecidos quienes se manifestaron en contra del Gobierno de Nicaragua, todos ellos según estos informes la represión fueron perpetrados por la Policía Nacional, parapolicías, fuerzas de choque y simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).