Vicepresidente arremete contra protestantes en aniversario del natalicio de Sandino


La vicepresidenta de la República de Nicaragua, Rosario Murillo, arremetió nuevamente contra quienes se manifiestan en contra de la represión causada por el Gobierno que ella subcomanda y del que decenas de nicaragüenses exigen su finalización.

Las ofensas de Murrillo fueron realizadas durante el homenaje al general de hombres y mujeres libres Augusto C. Sandino, en el 124 aniversario de su natalicio, que se conmemoró en su casa natal Niquinohomo.

"Hemos escuchado a nuestro comandante (Daniel Ortega), hablar de nuestra gloriosa bandera nacional y como a través de la historia siempre ha habido un puñadito de vende patrias que la han querido secuestrar y arrastrar", dijo la vicepresidenta en clara alusión a los autoconvocados que piden sus renuncias como líderes del Gobierno de Nicaragua, por la represión que han desatado desde abril del año pasado.

"La historia ha demostrado que el pueblo la ha usado como símbolo de unidad y paz, que la han querido arrebatar. Nos ha costado la paz, en medio de las amenazas que conocemos", agregó Murillo.

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega, defendió el actuar de la Policía Nacional durante la crisis sociopolítica aduciendo que el trabajo represivo realizado ha sido en defensa de la soberanía del país, seguridad y paz.

"Defendiendo la soberanía del país estamos defendiendo las condiciones para poder continuar la batalla contra la pobreza, la batalla contra la exclusión, la batalla contra los derechos que le habían sido arrebatados a este pueblo, el derecho a la salud, el derecho a la educación, derechos que han sido rescatados", comentó Ortega.

Y es que antes, durante y luego del evento algunas zonas del país fueron nuevamente militarizadas, al ser tomadas por oficiales fuertemente armados, quienes se apostaron en las rotondas y principales puntos de la carretera hacia Masaya.