El efecto "derrame" afecta a las instituciones que administran los sancionados, expresa Roberto Cajina

Según los expertos, estas sanciones envían un claro mensaje al Gobierno de Nicaragua que las violaciones a los derechos humanos contra su población no serán tolerados.


La sanción de Canadá en contra del titular del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), general en retiro Óscar Mojica, puede ser un mensaje directo para el Ejército de Nicaragua a que ellos no están exentos ante estas medidas, señala el analista Roberto Cajina.

“Es posible que haya un lenguaje oculto, pero en todo caso sería tarea de los militares analizarlo y saber si es para ellos o no, sin embargo, hasta el momento el Ejército no es señalado de participación de violación a los derechos humanos, no se le atribuyen asesinados por las masacres iniciadas en abril del año pasado y tampoco están denunciados de acto de corrupción y lavado de dinero”, afirmó Cajina, experto en seguridad.

Las sanciones impuestas por Canadá a 4 funcionarios nicaragüenses congelan sus activos en el país y prohíbe a individuos y empresas canadienses tener relaciones comerciales con ellos; de no cumplir con la eliminación de la relación bilateral podría también ser sancionados por el departamento del tesoro de los Estados Unidos.

“Implica ponerse en un riesgo enorme para esos países y esas entidades que no rompan relaciones, en cuanto que ellos serían sancionados por el Sistema Federal norteamericano, ellos también estarían tachados y borrados de cualquier relación con los países de esa zona”, afirmó Bosco Matamoros, analista político.

Óscar Mojica, del MTI, ya no podrá firmar convenios para el mejoramiento de carretera, respaldados por financiamientos externos, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Banco Mundial.

“Cuando una persona recibe este tipo de sanciones, queda inhibida para firmar documentos públicos sobre todo los relacionados con las fuentes de financiamiento donde tienen injerencia los países que han aplicado las sanciones”, explicó Edmundo Zúñiga.

“En este caso el MTI celebra diferentes convenios, contratos y acuerdos con los países en forma bilateral y con organismos financieros en forma multilateral, esto de la mano de Mojica ya no existirá”, agrego Zúñiga.

Estas sanciones traerán un efecto derrame, pues aunque sean individuales, tendrán daños colaterales a las instituciones que representan, tal es el caso del Ministerio de Salud, dirigido por la sancionada Sonia Castro.

El tema salud se vería claramente afectado por la baja en la cooperación bilateral y la eliminación de exoneración de impuestos a las medicinas que vienen de Norteamérica.

“Prácticamente desde el momento que es sancionada afecta la imagen de la institución, pero también afecta todo lo relacionado con los impuestos que se cobra al MINSA y desbarata la administración económica porque ella es la que gira los cheques, es la que administra”, especificó Lesther Villareal, de la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional.