Foto Cortesía.

Foto Cortesía.

Arreciarían presiones internacionales sino se permite ingreso de comisión de la OEA, dicen expertos


Quedó aprobada una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) que ordena la creación de una comisión del "más alto nivel" para insistir en la búsqueda de una salida negociada a la crisis que vive el país desde abril de 2018.

El exembajador ante la OEA, José Luis Velásquez, explicó que de no permitir el gobierno el ingreso de esta comisión se alcanzaría la aplicación de la Carta Democrática Interamericana.

“Afectaría muchísimo que salga el país porque al ser suspendido con la aplicación de la carta, entonces se reproducen las sanciones y vamos de nuevo al camino de los años 80, la hiperinflación, la pobreza, la escasez y la carestía y lo más doloroso sería un aumento en la represión y caer en la guerra civil, que es lo que no queremos”, especificó Velásquez.

La resolución sobre Nicaragua, aprobada este pasado viernes por la Asamblea General de la OEA, establece también la entrega de un informe con los resultados del trabajo de la comisión en un plazo máximo de 75 días, lo que para el exembajador Mauricio Díaz no representa oxígeno para el Gobierno de turno, sino más bien arrecia las presiones internacionales.

“Esta comisión debe venir acompañada por el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) quienes el año pasado fueron expulsados por el Gobierno de Nicaragua y ya tenían un trabajo adelantado de la represión ejercida por el Gobierno, quienes llevaría al abismo económico a sus ciudadanos de no mostrar voluntad política”, manifestó Díaz.

Como precedente, los expertos recordaron que en el mes de julio de 1979 en plena crisis de Nicaragua, durante la XVII reunión de consulta de Ministro de Relaciones de Exteriores de la OEA, se exigió la inmediata renuncia al presidente de ese entonces, Anastasio Somoza Debayle.