Más personas se suman a la lista de presos políticos en Nicaragua


El Grupo Resistencia por Nicaragua, quienes desarrollan piquetes exprés en la Catedral de Managua, denunció que cinco de sus miembros fueron capturados, pero se desconoce la ubicación de cuatro de ellos, así mismo denunciaron que tomaron sus números telefónicos y enviaron amenazas de muertes.

“Se encuentran desaparecido Gerald Flores, María Ruiz, Erickson Pinell y Juan Palacios, todavía no sabemos dónde están, a través de sus celulares, envían amenazas de asesinar a todo el movimiento y nos dicen los procesos de torturas a las que han sido sometidos”, mencionó uno de los manifestantes del Grupo Resistencia por Nicaragua.

De izquierda a derecha: Juan Palacios, Erickson Pinell y María Ruiz

Solo se ha conocido el paradero de Francisco Roberto García, su madre lo encontró en las celdas de "El Chipote", pero no le brindaron ninguna razón de su captura, ni ha sido puesto bajo la orden de ningún juez.

“Ya viví un somocismo, nuevamente estamos viviendo esa pesadilla, pensábamos que Nicaragua era seguro, pero ya no sabemos quién es quién. Vemos una moto y viene a nuestra mente lo peor”, expresó la madre del desaparecido.

Continúan las detenciones arbitrarias de parte de la Policía Nacional

A esta lista se suma el excarcelado político, Jaime Navarrete, hoy se encuentra nuevamente en las celdas de El Chipote, en Managua, quien fue capturado la mañana de este miércoles por la Policía Nacional (PN), entraron a su casa de habitación sin una orden judicial.

“Forcejearon con nosotros, pero lastimosamente solo se llevaron a Jaime, digo lastimosamente, porque me hubiese gustado irme con mi hermano de lucha, pero gracias a los vecinos que me ayudaron y me metieron a la casa a tiempo”, comentó Emmanuel Fonseca.

Por otro lado, Carlos Silva denunció que desde el 14 de julio su casa se convirtió en zona de permanente vigilancia por patrullas de la policía, tomando fotos a familiares que entraban y salían de su hogar.

“La última vez que los vi, al menos unos cuatro policías estaban tomando fotografías, salimos y los encaramos. Otro día un agente me acusó de estar organizando en mi barrio actividades”, dijo Silva.

Todos estos hechos fueron denunciados ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), para que lleguen a manos de organismos internacionales.