FOTO: VOS TV | CORTESÍA

FOTO: VOS TV | CORTESÍA

Sanciones contra 11 funcionarios del Gobierno de Nicaragua entran en vigor este 04 de septiembre


A partir de este miércoles 04 de septiembre todos los bienes y activos en Estados Unidos de 11 funcionarios del Gobierno de Nicaragua quedarán bloqueados por la entrada en vigor de las sanciones económicas que les fueron aplicadas en noviembre del año pasado.

Entre los afectados con estas sanciones económicas está la vicepresidente Rosario Murillo, su hijo Laureano Ortega Murillo y el consuegro de la pareja presidencial y jefe de la Policía Nacional, Francisco Díaz.

A través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), el Departamento del Tesoro de Estados Unidos dio a conocer el pasado martes las regulaciones de estas sanciones, ya que una vez que son publicadas en el Registro Federal, entrarán en vigor este miércoles.

Después de entrar en vigor la regulación, toda transacción económica y comercial que hagan los sancionados será "nula e inválida y no será la base para la afirmación o reconocimiento de cualquier interés o derecho, recurso, poder o privilegio con respecto a dicha propiedad o interés en la propiedad”, señaló el comunicado del Departamento del Tesoro.

"Son sanciones individuales", aclaró el coordinador de la Alianza Cívica Carlos Tünnermann en respuesta al discurso que ha mantenido el gobierno, donde ha asegurado que son medidas contra el país.

"Son sanciones muy severas, colocan en una situación muy difícil a los sancionados en lo que se refiere al aspecto financiero", afirmó.

Una cadena de sanciones de Estados Unidos, Canadá y otros países podría esperarse si el gobierno de Ortega no permite el ingreso de la Comisión Especial de alto nivel que conformó la OEA para abrir caminos a una posible solución a la crisis política en el país, concluyó el ex embajador Edgar Parrales.

El ex diplomático no descartó esta posibilidad, porque además esta semana el alto mando del Ejército de Nicaragua ha dejado clara su postura y se ha plegado públicamente al poder, respaldando la versión oficial de que el gobierno fue "víctima de fallido golpe de Estado", supuestamente orquestado desde la oposición.