Cardenal Brenes espera que informe de la OEA ayude a reanudar el diálogo en Nicaragua

Brenes manifestó que una apertura al diálogo propiciaría nuevas rutas de empleos para los nicaragüenses.


El cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) espera que el informe de la Comisión de Alto Nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA), el cual será presentado este 11 de noviembre, promueva el diálogo entre el Gobierno y la oposición.

Brenes manifestó que una apertura al diálogo propiciaría nuevas rutas de empleos para los nicaragüenses.

“Que todo sea para beneficio del país y el bien común, porque así las instituciones a nivel internacional estarán aportando su granito de trigo, para que nuestro país salga adelante. Que tanto el Gobierno como el sector privado, con todo y sus limitaciones puedan abrir nuevas fuentes de trabajo”, expresó el cardenal Brenes.

El arzobispo de Managua recordó que el año pasado, los obispos de la CEN entregaron al presidente Daniel Ortega, una carta en la que exigían la reanudación del diálogo nacional, el respeto a la institucionalidad y un adelanto de elecciones, como una solución a la situación sociopolítica que atraviesa el país desde abril de 2018.

“Nosotros presentamos nuestras reflexiones, las pusimos en manos del presidente, pero no somos una fuerza coercitiva, si no que como pastores presentamos nuestras inquietudes, que fueron recogidas del sentir de líderes sociales y políticos”, enfatizó el jerarca de la iglesia católica de Nicaragua.

Arquidiócesis preocupada por situación económica de los nicaragüenses

Por otra parte, la Arquidiócesis de Managua emitió este lunes un comunicado en el que expresa su preocupación por la situación económica que enfrentan los nicaragüenses, como consecuencia de las reformas tributarias aplicadas en los últimos meses.

“La actual crisis social, política y económica que vivimos ha venido a gravar la situación de una sociedad empobrecida y empujada a la miseria, donde pareciera que el otro ha dejado de tener valor, perdiendo el derecho a vivir dignamente (alto índice de desempleo, falta de educación elemental, falta de un servicio de salud básico), todo ello reflejado en muchas maneras".

Continúa que "la ampliación de políticas económicas y tributarias (costo de la energía eléctrica, deslizamiento de la moneda) con las que se pretende evadir la actual crisis, no son una respuesta adecuada a la recesión económica que estamos atravesando”.

En su misiva la Arquidiócesis también imploró por la independencia de los poderes del Estado, para evitar que haya concentración de poder, que se promueva una cultura política para el bienestar de todos y que no se convierta en un “modus viviendi”, para el bienestar de una sola persona o pequeño grupo.

"No se construye una nación, a base de miedo y de presiones. Se debe crear confianza, justicia y libertad de expresión, para conocer las críticas constructivas, provenientes de amplios sectores de la sociedad”, enfatiza la Arquidiócesis en su comunicado.