Foto Cortesía.

Foto Cortesía.

Alianza Cívica y UNAB toman caminos diferentes

Esto es lo que se maneja a nivel interno en ambas organizaciones


De cara a la conformación de la Gran Coalición, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y la Unidad Nacional Azul Blanco (UNAB) decidieron tomar caminos diferentes con el fin de trabajar y establecer con más claridad los roles que tomarán en dicho grupo opositor.

Tras este movimiento, la duda que nace en la sociedad civil es una supuesta ruptura de relaciones por conflictos “políticos y económicos”.

“No es una separación, la Alianza ha estado desde la fundación de la Unidad y se está trabajando en la Gran Coalición, desde donde se está organizando la participación, pronto vamos a sacar un comunicado conjunto para que se acaben esas malas interpretaciones”, confirmó una fuente del área de comunicación de la UNAB.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia confirmó que trabajar por su cuenta es para que cada organización definas sus roles dentro de la oposición y luego conformar la Gran Coalición Nacional con miras a un proceso electoral.

Algunos miembros de estos grupos consideran ilógico conformar una coalición entre organizaciones interconectadas, por lo que esta definición de roles la ven como una estrategia política, para llevar a la mesa sus propuestas y reglamentos.

"Lo que pasa es que cuando se creó la UNAB, nosotros éramos parte de esa estructura y la gente se confundía, creyendo que las organizaciones eran una sola y cuando en las tomas de decisiones solo hablaba la UNAB y ellos hacían actividades, pensaban que nosotros no estábamos de acuerdo con ellos", dijo Max Jerez, miembro de la Alianza.

La Gran Coalición Nacional Opositora no “pretende ser electoral, sino hacer cambios sustanciales a las instituciones y leyes del país para no permitir más dictaduras”, enfatizó en diciembre de 2019 Lesther Alemán, miembro de la Alianza Cívica.