Las elecciones presidenciales están previstas para 2021 / Archivo

Las elecciones presidenciales están previstas para 2021 / Archivo

Acuerdo entre la OEA y el Gobierno de Nicaragua para efectuar reformas electorales vence en febrero

En el acuerdo firmado en 2017 entre el Ejecutivo de Daniel Ortega y la OEA, se establecía que el país iba a iniciar un proceso de reforma electoral, el cual no se ha hecho hasta el momento.


Este 28 de febrero vence el plazo del memorándum de entendimiento entre la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Gobierno de Nicaragua, para la ejecución de reformas electorales, afirmó la Asamblea Nacional, durante la presentación de su agenda 2020.

Los partidos políticos de oposición, como Ciudadanos por la Libertad (CXL) y el Partido Conservador (PC), exigen que el Gobierno retome las recomendaciones que emitió en su informe la OEA, tras los comicios presidenciales de 2016, lo que permitiría, brindar garantías de unas elecciones creíbles y transparentes, acompañadas de la observación electoral internacional.

“Nosotros vamos a dirigir una comunicación a la OEA para que ese memorándum de entendimiento se reactive y se puedan hacer la consulta con los diferentes sectores, es lo correcto para que después (nos enfoquemos) en las reformas, (que son) indispensables para garantizarle a los nicaragüenses que no se les robaran su voto”, aseguró Kitty Monterrey, Presidente de CXL.

Monterrey manifestó que si las reformas no se hacen con el apoyo de la OEA, no tendrá sentido participar en unos comicios presidenciales, porque se continuará con un amplio abstencionismo por falta de confianza en el proceso.

“Quién va a salir a votar si no hay organizaciones creíbles que realmente supervisen estas elecciones, si nosotros no tenemos una verdadera observación electoral aquí el votante no va a salir, por lo tanto nos corresponde a todos seguir presionando”, agregó Monterrey.

El Partido Conservador, lamenta que de antemano en las conversaciones para buscar reformas electorales se quiera excluir a la oposición como la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

“Este memorándum nace de diferentes procesos electorales, en los que se ha acusado al Gobierno de fraude, donde son recogidos de los problemas que ellos habían detectado en el proceso del 2016 y el Gobierno se comprometió en ese momento de retomar ese memorándum y llevarlo a cabo en un plazo de 3 años”, explicó Martín Solórzano, secretario nacional de asuntos electorales del PC.

Tanto el Partido CXL y el PC, confirman que no se sentarán a negociar reformas electorales solo con el Gobierno, mientras en el proceso no exista un observador confiable.

Por su parte, el Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, propuso consultar a la población en general y recordó la carta que los obispos enviaron al Gobierno donde solicitaban este proceso.

“Ojalá se haga una consulta a los hombres de a pie, porque la gente sencilla con su manera de hablar, tendrá algo que decir y que no solamente se quede en los intelectuales y en los grandes hombres”, consideró Brenes.