Las reformas electorales son demandadas por distintos sectores / Cortesía

Las reformas electorales son demandadas por distintos sectores / Cortesía

Senadores estadounidenses presionan para que el Gobierno de Nicaragua efectué reformas electorales

Los senadores además exigen sanciones para funcionarios e instituciones gubernamentales de Nicaragua


La falta de voluntad del Gobierno de Daniel Ortega para solucionar la crisis podría traer más consecuencias al país, este lunes los senadores, Jim Risch y Robert Menéndez, solicitaron al Departamento de Estado y al Departamento del Tesoro de Estados Unidos, aplicar más sanciones contra el ejecutivo nicaragüense.

La medida propuesta por los senadores estadounidenses busca presionar al Gobierno de Ortega para que ejecute reformas electorales que garanticen unas elecciones libres y transparentes.

Los funcionarios además solicitan la liberación de las personas que aún permanecen detenidas por haber participado en las protestas antigubernamentales.

Para el analista político Eliseo Núñez, el poco interés que muestra el presidente Daniel Ortega, se ve reflejado en su incapacidad de dialogar con la oposición.

“Debería de verse en el espejo de Irán y Venezuela, que son países con una renta petrolera altísima y aún así están pasando problemas debido al aislamiento económico internacional”, dijo Núñez.

Por su parte Alberto Dávila, analista político y director nacional de capacitación de Ciudadanos por la Libertad (CxL), dijo que estas sanciones golpean a los testaferros del Gobierno, por lo que se estaría quedando sin más opciones de personas que le administren sus empresas.

“Lo más importante que vienen a afectar la parte económica de sus allegados, del círculo de poder y a los testaferros, que tienen la función de administrarles sus empresas”, explicó Dávila.

Hasta el momento Estados Unidos ha sancionado a 13 funcionarios nicaragüenses, incluidos la vicepresidenta Rosario Murillo y dos de sus hijos.