Imagen referencial / Cortesía

Imagen referencial / Cortesía

Exembajador: Gobierno teme que ocurra lo mismo que en Bolivia sí permite participación de la OEA en reformas electorales

La oposición demanda que la OEA participe en las reformas electorales


Luego que la semana pasada un grupo de partidos políticos y organizaciones opositoras al Gobierno de Daniel Ortega solicitaran la participación de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea en el proceso de reformas electorales, el Ejecutivo sigue sin dar una respuesta, mientras distintos sectores manejan diferentes hipótesis.

Tanto la OEA y la Unión Europea en reiteradas ocasiones han manifestado que están dispuestos a colaborar en el proceso de reformas electorales, para garantizar unas elecciones, justas y transparentes a los nicaragüenses, sin embargo el que tiene la última palabra es el Gobierno.

Para el exembajador de Nicaragua ante la OEA, Mauricio Díaz, el Ejecutivo no permitirá que este organismo participe en el proceso de reformas, ya que tiene miedo que ocurra algo similar al caso de Bolivia, donde después de un informe de la OEA, Evo Morales se vio obligado a renunciar a la presidencia.

"La OEA que ha actuado en Bolivia, no es la que actuó en nuestro país (durante las elecciones presidenciales de 2016), en Bolivia fue una OEA que cuando se dio cuenta que estaban usando un sistema tecnológico avanzado para cambiar los votos, exigió que se repitieran las elecciones", explicó Mauricio Díaz.

Por su parte, el presidente del Partido Conservador (PC), Alfredo César, quien la semana pasada anunció que no se sumará a la Coalición Nacional y que formará su propio movimiento para participar en las elecciones presidenciales de 2021, manifestó que está de acuerdo en que las reformas sean observadas por un organismo nacional, sin embargo esto también tendría que ser aprobado por la Asamblea Nacional.

"Es el Gobierno quien debe expresar su interés a renovar el documento (acuerdo para reformas electorales). La OEA no es competente para hacerlo, así que de no ceder el Gobierno espero que por lo menos a Ética y Transparencia se le permita este acceso", manifestó Alfredo César, quien asegura que la misma OEA, podría acreditar a Ética y Transparencia como observador de las reformas electorales, pues ha demostrado su profesionalismo y independencia.

Para José Pallais, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, el dar por hecho la negación del Gobierno a que la OEA no participe en las reformas,
es volverse cómplice del Ejecutivo al permitir unas reformas sin observación internacional.

"Es apañar y darle argumentos al orteguismo de que excluya a la OEA, lo que no debe hacer porque se supone que por convenios internacionales es miembro de este organismo, es no apoyar definitivamente a la democracia", aseveró Pallais.