Imagen referencial / Cortesía

Imagen referencial / Cortesía

Gobierno de Nicaragua iniciaría proceso de reformas electorales en julio

Las reformas electorales son una demanda tanto de la oposición como de la comunidad internacional


Alfredo César, presidente del Partido Conservador (PC), confirmó este martes que representantes del Gobierno de Nicaragua los convocó de forma verbal a las discusiones para efectuar el proceso de reformas electorales, el cual iniciaría el próximo mes de julio.

Según César, el PC es el único partido de oposición que hasta el momento ha sido convocado para participar en el proceso de reformas electorales.

De acuerdo con el presidente del PC, también se les informó que en octubre se ejecutará el nombramiento de nuevos magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE), de cara a las elecciones presidenciales del 2021.

"A esta discusión deberían ser invitadas la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el resto de organizaciones de la oposición, que nació a raíz de la rebelión cívica de abril del 2018, (para que) exista plena representatividad en la discusión, más a la hora de nombrar a las autoridades nuevas del CSE para que sea aceptable”, dijo el presidente del PC.

Los partidos políticos de oposición coinciden en que la Organización de Estados Americanos (OEA), así como organismo internacional y Ética y Transparencia, como organismo nacional, deberían ser fiscalizadores de este proceso de reformas electorales.

“Estamos a las puertas de que las elecciones del próximo año pudieran ser exitosas para el país, como la de 1990, en la que participaron todos los actores políticos y aceptaron su derrota, pero el peor escenario sería una réplica de las elecciones de 1984, porque no se llevaron las reformas electorales adecuadas y no se escogió un CSE creíble”, agregó César.

La presidente del Partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), Kitty Monterrey, aseguró que de momento no han recibido ningún comunicado oficial por parte del Gobierno para participar de este proceso.

Por su parte, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), asegura que tampoco ha recibido una invitación ni verbal, ni escrita para participar en este proceso.

"El partido de cualquier manera no va a participar de manera bilateral con el régimen, mientras no se tome en cuenta a todas las organizaciones civiles que la comunidad internacional ha pedido. Deben de ser reformas transparentes y con fundamentos", dijo Maximino Rodríguez, jefe de bancada del PLC.

La Coalición Nacional afirmó que el Gobierno demostraría un nuevo intento de dividir a la oposición sino se involucra a todos los sectores en este proceso.

"Es un nuevo intento por bajar la presión de las sanciones a sus funcionarios, queriendo pretender que están negociando, cuando lo que buscan son reformas a su medida", aseveró José Pallais, miembro de la Coalición Nacional.

Según Pallais esta propuesta es un reto para los partidos de oposición y la oportunidad para demostrar de que lado están.

"Es momento de demostrar de que lado están, veremos si respetarán el consenso que se ha venido alcanzando en el bloque de pro reformas electorales, para una reforma inclusiva que recoja los estándares democráticos internacionales o si se prestarían a la división de la oposición y aprobar reformas cosméticas, para avalar un nuevo fraude", enfatizó Pallais.