Foto Cortesía.

Foto Cortesía.

Ley de Regulación de Agentes Extranjeros será discutida esta semana

El diputado Wálmaro Gutiérrez aseguró que están a la espera para que sea aprobada.


Esta semana está previsto que sea discutida en la Asamblea Nacional la iniciativa de Ley de Regulación de Agentes Extranjeros que presentó el gobierno y que fue dictaminada el lunes por la mayoría de diputados de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto del parlamento nicaragüense.

Wálmaro Gutiérrez, presidente de dicha comisión, confirmó que su partido sólo está a la espera que la Junta Directiva del plenario lleve a sesión el proyecto para posteriormente ser aprobada.

Lea: Instituciones gubernamentales podrían ser las próximas sancionadas por la UE, dice experto

“Si fuera por mí, hoy estaríamos aprobando la Ley. El problema es que los que se oponen saben que es un proyecto que va dirigido hacia ellos y saben que lo que están haciendo, con la aprobación de la Ley, luego se verán afectados”, resaltó el diputado sandinista.

En el dictamen se reflejan ciertos cambios a la propuesta inicial, sin embargo, los diputados de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) aseguraron que la Ley sigue teniendo el mismo fin porque deja a discrecionalidad del gobierno aplicarla a personas jurídicas, medios de comunicación internacionales y sus corresponsales, las misiones diplomáticas y a organismo intergubernamentales si incumplen o realizan cualquier acto de injerencia contra el estado de Nicaragua.

"Hubo un cambio de forma, pero en el fondo sigue siendo lo mismo porque al final los que quedan exentos de la Ley, los someten (a la aplicación) ", explicó la diputada de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto en el parlamento, Azucena Castillo.

Más: Ley de Ciberdelito podría ser aprobada la próxima semana, confirma diputado

La iniciativa también pretende inhabilitar las aspiraciones políticas que tenga cualquier ciudadano que reciba fondos del exterior.

De momento, el PLC ha presentado un dictamen de minoría rechazando la iniciativa por considerarla un arma de doble filo que podría ser utilizada por el gobierno para callar a organizaciones críticas.