Foto Michael García / VOS TV

Foto Michael García / VOS TV

¿Serán llamados la Coalición o la Alianza Cívica de iniciar proceso para reformas electorales?

Expertos denotan un futuro incierto a un año de la realización de las elecciones presidenciales en 2021.


Nicaragua se encuentra prácticamente a un año de ejecutar elecciones para decidir a su nuevo presidente.

Según una resolución del Consejo Supremo Electoral (CSE), emitida en julio de 2020, las próximas elecciones generales se celebrarán el 7 de noviembre de 2021.

Expertos opinan que el futuro es incierto en cuanto a la celebración de estas elecciones pues a la fecha el Gobierno no ha dado “luz verde” para iniciar con el proceso de las reformas electorales, una tarea en la que aseguró se iba a comprometer.

Analistas también señala que aún no existe unidad entre la oposición, tampoco hay plena libertad de organización y movilización para este sector político de cara a los comicios electorales de 2021.

Luis Fley, presidente del Partido Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN) e integrante de la Coalición Nacional, recordó que el proceso de reformas debe ejecutarse a más tardar en mayo, según la resolución emitida por la Organización de los Estados Americanos (OEA), de lo contrario arreciarían sanciones contra funcionarios allegados de la administración del presidente Daniel Ortega.

“La OEA encomendó a Luis Almagro (secretario general) que promoviera un diálogo con la oposición y el gobierno para que de ahí salgan las reformas electorales, para que haya elecciones limpias y transparentes, pero sin la participación de la Coalición cualquier proceso de consulta no tendrá validez”, dijo Fley.

Cairo Amador, analista político e integrante de la Comisión de la Verdad, manifestó que es contradictorio que hayan sido los grupos de oposición nacidos a raíz de la crisis sociopolítica de 2018 quienes insistieran en la ejecución de reformas electorales y ahora estén divididos en distintos bloques.

Aunque el Gobierno en reiteradas ocasiones ha dicho que las reformas solo serán abordadas con los partidos políticos que posean personería jurídica, Amador no descarta que llamen a algún grupo de oposición formado después de la situación sociopolítica, como la Coalición Nacional y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, sin embargo, la actual división podrían generar molestias entre ellos.

“Supongamos que la parte gubernamental quiere hablar ahorita con la oposición, ¿con quién? Si hay tantos núcleos”, mencionó Amador.

El analista político aseguró que la actual oposición en Nicaragua no ha mostrado coherencia, madurez política y fines compartidos en términos de plataforma política.

“Yo veo una cuestión ideológica muy complicada, entre conservadores y ex sandinistas, veo liberales y disidentes liberales, ex sandinistas que todavía algunos están con el gobierno, veo presencia religiosa y otros gremios, o sea, eso de alguna manera no les permite unirse”, indicó Amador.

El analista José Pallais afirmó que la Alianza Cívica perdió legitimidad desde que se fue de la Coalición y dejó de ser el referente de la comunidad internacional como opositor del presidente Ortega.

“Incluso la Alianza era contemplada como el representante de la oposición, pero en la última resolución del Parlamento Europeo se habla de la Coalición Nacional, en la última resolución de la OEA se nota la omisión de ellos porque saben que han venido decayendo, limitándose y optando por la división”, aseveró.

Pallais rememoró la necesidad de que sean liberados los 113 reos políticos como parte de las condiciones básicas pre-electoral así como la garantía de organización plena y libre para todos los partidos políticos que no comparten las ideas del actual mandatario nicaragüense.