...
Foto Cortesía.

Foto Cortesía.

¿Qué le espera a la oposición de Nicaragua en 2021?

"Se espera que en 2021 se logre la reunificación de las fuerzas opositoras en el país", afirmó analista político.


La oposición nicaragüense cerrará el 2020 divida en distintos bloques, debido a diferencias ideológicas entre organizaciones y partidos políticos, previo a los comicios presidenciales de 2021 y con reformas electorales pendientes, afirmó el analista político, Bosco Matamoros.

"La Coalición Nacional y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia son los dos grupos que son más visibles rumbo a un proceso electoral, pero ni siquiera tienen personería jurídica", afirmó Matamoros.

Otros partidos políticos que se llaman de oposición, trabajan en su organización y están fuera de toda unidad, como lo son el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), el Partido Ciudadanos por la Libertad (CXL), entre otros.

Matamoros aseguró que incluso para llegar a las condiciones mínimas que permitan cambios al sistema electoral y comicios presidencial transparentes, es necesario que estén aglutinados en un solo bloque.

"Ante esta desunión de la oposición, el gobierno sabe que tiene una forma adsurda e involuntaria de cooperación a su favor porque cuando le piden reformas electorales vemos que el discurso es que no tiene con quien hablar porque no hay oposición según ellos, entonces es momento que busquen puntos de encuentro entre sí y creen una agenda bien clara de pedimento de las condiciones", expresó Matamoros.

El ex diplomático manifestó que ha notado que en algunos grupos de oposición ya se barajan a candidatos cuando ni siquiera están en un mismo bloque, lo que es un error político, pues al filtrar esos liderazgos en 2021 incrementará contra ellos la persecución gubernamental.

“La primera etapa es unirse y mostrar ese plan de acción para la búsquedas de reformas electorales, ya en una segunda etapa de aquí a mayo del 2021, ya hay que hacer una acción concertada y formada alrededor de lo que debe ser el proceso electoral, después de mayo comenzamos a pensar en un plan de gobierno y a buscar los mecanismos para elegir un candidato que represente a la mayoría de los sectores” especificó Matamoros.

Para Edgar Parrales, ex embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), la presión internacional será clave el próximo año, pero esta no solo irá encaminada a sancionar a funcionarios del Gobierno del presidente Ortega, sino a presionar a la oposición para que se unifique.

“La comunidad internacional no está contenta con esta situación de fragmentación, desde hace rato están haciendo una labor de crítica y sanciones al Gobierno de Nicaragua, pero a la vez de llamados a la oposición a deponer interés personales y unificarse, que logren una oposición compacta y fuerte que le haga frente al partido de gobierno”, expresó Parrales.

Sin embargo, Parrales aseguró que hay que mostrarse esperanzados a que en febrero del 2021 se logre la reunificación de las fuerzas opositoras, pues algunos integrantes de la Coalición Nacional y otros de la Alianza Cívica por la Justicia y Democracia han comentado de un proceso de diálogo en los que buscan puntos de encuentro.