“Cumplimos el Servicio Militar Patriótico como una acción de defensa", dicen diputados sandinistas

Diputados sandinistas salieron este jueves en defensa del Servicio Militar Patriótico Obligatorio (SMP)


Diputados sandinistas salieron este jueves en defensa del Servicio Militar Patriótico Obligatorio (SMP), una de las etapas más oscuras de la post revolución promovido por la entonces Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, gobierno de transición sandinista y que diezmó la vida de miles de jóvenes nicaragüenses en la década de los 80.

“Cumplimos el Servicio Militar Patriótico como una acción de defensa a la guerra que promovieron desde los ex oficiales de la Guardia Nacional que fueron los que iniciaron para retomar esas acciones y mataron y asesinaron a alfabetizadores, a campesinos. Pusieron el terror y tuvimos que obligarnos”, justificó José Antonio Zepeda, diputado sandinista y secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden-FNT), organización afín al Gobierno.

De acuerdo al diputado sandinista Filiberto Martínez, los jóvenes del SMP “no estaban reivindicando nada, los jóvenes estaban defendiendo la patria, la soberanía de Nicaragua que era agredida por los ex militares, por los ex EEBI”, la Escuela Entrenamiento Básico De Infantería, cuerpo militar de élite que pertenecía a la Guardia Nacional.

Tales afirmaciones, se dieron este jueves en la Asamblea Nacional, donde los diputados aprobaron con trámite de urgencia una iniciativa de Ley que declaró como “sitio histórico” a San José de las Mulas, localidad del municipio de Matiguás en el departamento de Matagalpa, donde murieron en un enfrentamiento con La Contra 23 jóvenes de 53 que formaban el Batallón de Reserva 30–62 de la Juventud Sandinista 19 de Julio que pertenecía al SMP.

La declaratoria se dio en el marco del 38 aniversario de la muerte de estos jóvenes y adolescentes ocurrida el 27 de febrero de 1983. A la aprobación de dicha ley en la Asamblea Nacional asistieron algunos sobrevivientes y familiares de varios de los jovenes caídos.

Todos eran estudiantes de los barrios orientales de Managua que fueron enviados a combatir a las montañas de Matiguás en Matagalpa.

Con esta declaratoria, el Gobierno argumenta que contribuye al resguardo, recopilación y promoción de la memoria histórica de estos hechos, “porque hay que rendir honor a quien honor merece, es honor para nuestra juventud sandinista”, dijo la diputada sandinista Irma Dávila.

No obstante, el diputado opositor Paul Martínez les recordó a sus colegas sandinistas que “el 99.9 por ciento de esos jóvenes fueron obligados a irse a enfrentar una guerra cruel entre nosotros los mismos nicaraguenses (…) Te sacaban habiendo tenido ya los 16 años de los institutos, de los colegios, de la discoteca, de las calles, te bajaban de los buses, te metían a los camiones y te llevaban a conformar los batallones acantonados en todo el territorio nacional”.

Para los diputados del PLC esta declaración de San José de las Mulas como sitio histórico no es más que otra estrategia del Gobierno para estimular sus bases de cara al proceso electoral.