...
Foto Cortesía

Foto Cortesía

Alto representante de la UE aboga por la no expulsión de Nicaragua del acuerdo ADA

El Parlamento Europeo condenó las nuevas detenciones de opositores ejecutadas la noche del lunes.


Josep Borrell, alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea (UE), dijo este martes que se deben buscar otras medidas de presión para el Gobierno del presidente Daniel Ortega que no sea la expulsión del país del Acuerdo de Asociación (ADA) pues tendría repercusiones directas contra el pueblo nicaragüense.

Este martes se llevó a cabo una sesión en el Parlamento Europeo para abordar la actual situación sociopolítica del país.

En la sesión, los eurodiputados condenaron las detenciones de activistas opositores y precandidatos presidenciales, pero además propusieron incrementar la presión a través de nuevas sanciones a funcionarios de Gobierno.

Borrell señaló que a lo largo de la crisis sociopolítica en Nicaragua, el bloque ha buscado un enfoque gradual buscando espacios de diálogo y cooperación con las autoridades nicaragüenses, pero también adoptando medidas de presión como las sanciones.

“Nicaragua ha entrado en una espiral represiva, se dirige hacia unas elecciones presidenciales y parlamentarias en menos de cinco meses y recientemente hemos sido testigos de la adopción de una reforma electoral sesgada y parcial, además de leyes restrictivas que son completamente incompatible con un proceso electoral que reúna garantías democráticas”, dijo Borrell.

José Ramón Bauzá, diputado del Parlamento Europeo, exigió la activación de la cláusula democrática del Acuerdo de Asociación (ADA) de la UE con Nicaragua, que busca expulsar a la nación centroamericana de dicho acuerdo.

Según Bauzá, el país va encaminado a transformarse “en una nueva Venezuela”.

“El Gobierno de Nicaragua no tiene la intención de negociar (…) ha pasado casi un año y lo que nos temíamos se ha transformado en una nueva realidad. (El presidente) Ortega lo que ha hecho es directamente lanzar una ofensiva total contra el pueblo de Nicaragua y cada día además nos despertamos con nuevas detenciones de nuevos líderes de la oposición, de periodistas o bien simplemente de miembros de la sociedad civil”, expresó Bauzá.

Francisco José Millán, diputado del Parlamento Europeo, insistió en la aprobación de más sanciones para funcionarios gubernamentales y la suspensión del ADA para Nicaragua, por no cumplir con los pilares democráticos que este exigen, pero buscando la manera de no perjudicar a los ciudadanos nicaragüenses.

Borrell afirmó que la suspensión de Nicaragua del ADA es un pedimento de toda la UE, sin embargo, de ejecutarse no solo afectaría directamente al presidente Ortega sino también al pueblo en general.

“Pensemos dos veces lo que queremos hacer, nosotros queremos hacer presión sobre el Gobierno, pero no castigar más al pueblo de Nicaragua, que ya lo está bastante, ya hemos suspendido todas las cooperaciones en materia de seguridad”, aseveró Borrell.

En su lugar ofreció en los próximos días plantear al Consejo de la Unión Europea medidas restrictivas “al estilo de las que se han tomado en el pasado” y en colaboración con Estados Unidos, con la Organización de Estados Americanos (OEA) y con todos los países que compartan la misma preocupación por la situación en Nicaragua.

La votación para la aprobación de una nueva resolución será este jueves 8 de julio.

“Si suspendemos el ADA y la cooperación afectaremos más a los nicaragüenses que están peor desde el 2018, todas las actividades de cooperación que hemos ejecutado desde Europa están dirigidos a los ciudadanos nicaragüenses en peor situación y desde luego no transita a través del Gobierno, el caso de Nicaragua es similar al de Cuba”, finalizó.