...
Foto cortesía

Foto cortesía

OEA aboga por diálogo en Nicaragua para dar una salida a la actual situación sociopolítica

La propuesta fue hecha por Luis Almagro, secretario de la OEA, quien insistió que una de las condiciones es la liberación de todos los reos políticos


El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) realizó una sesión extraordinaria en la que se abordó la situación de Nicaragua, nación que denunció la carta de este foro internacional dando inicio de esta manera al proceso de retiro de dicha entidad regional.

Michael Campbell Hooker, diplomático nicaragüense, condenó la convocatoria de esta sesión a la que calificó como una nueva injerencia extranjera.

La comisionada Antonia Urrejola, presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), insistió en la necesidad de liberar a líderes políticos de oposición.

“Hoy en Nicaragua las distintas funciones del Estado están alineadas y dirigidas por el Ejecutivo por lo que no se impiden las arbitrariedades, sino que más bien las facilitan”, denunció Urrejola.

Daniel Zovatto, director regional para América Latina y el Caribe en el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), lamentó que el Gobierno de Nicaragua haya ignorado las recomendaciones electorales de la OEA y haya “manipulado” los procesos de diálogo que intentaron buscar una salida pacífica a la actual situación del país.

“A la luz de todo ello propusimos que el Gobierno suspendiera las elecciones y convocaran a unas nuevas, garantizando plenas garantías, advertimos en nuestro informe que si estas se llevaban a cabo en las condiciones de marcadas irregularidades e ilegitimidad, carecerían de toda credibilidad y sus resultados no deberían de ser reconocidos”, añadió Zovatto.

Luis Almagro, secretario General de la OEA, afirmó que en diversas oportunidades se buscó fortalecer el proceso electoral y brindar garantías para unos comicios justos, libres y transparentes, pero el Gobierno de Nicaragua optó por el “camino del autoritarismo”.

“Ante la grave situación del país, dijimos que era necesaria una elección sin exclusiones, sin inhabilitaciones, un proceso electoral justo, claro y transparente, era fundamental ese proceso, pero este no se realizó y se cerró la democracia en Nicaragua con todo el proceso del 2021, que no tenía garantías mínimas”, refirió Almagro.

Pese a todas estas denuncias de supuestas violaciones a los derechos humanos y políticos, Almagro aseguró que aún en Nicaragua se debe promover y facilitar el diálogo político, la negociación y el consenso.

Sobre estas acusaciones, el representante de Nicaragua señaló que “en nuestro país nunca hubo candidatos detenidos, esa mentira se cae por su propio peso, porque en las listas oficiales de candidatos y candidatas ningún nombre de las personas detenidas y siendo investigada por la comisión de delitos fueron mencionadas, no hay ningún solo inocente procesado, los que están siendo objeto de procesos legales son agentes extranjeros”.

Washington Abdala, embajador de Uruguay ante la OEA, lamentó la decisión tomada por Nicaragua de denunciar la carta del organismo internacional.

“Esta medida de distanciamiento conduce al aislamiento”, aseveró Abdalá.