Cortesía

Cortesía

Familiares denuncian que la salud de presos políticos está deteriorada

Tienen síntomas de la covid-19, hongos en la piel, problemas de la vista y presentan agravamiento de enfermedades crónicas.


Familiares de presos políticos detenidos desde mayo 2021, en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote, denunciaron que, de forma general, la salud de estos privados de libertad ha sufrido un considerable deterioro debido a que se les mantiene recluidos en condiciones inhumanas.

En un comunicado hecho público este lunes, los familiares de los presos políticos argumentaron que El Chipote es un lugar de detención provisional y no es una dependencia del Sistema Penitenciario Nacional, “por lo que no cumple con los requisitos mínimos para albergar a personas por largos periodos de tiempo”.

En visitas que se realizaron entre el 17 y el 19 de marzo de este año, afirman que pudieron constatar la desmejora en la salud que han sufrido sus familiares detenidos y “además del agravamiento de las enfermedades crónicas que algunos padecen, todos presentan problemas debido a las condiciones en las que son mantenidos, como hongos en la piel, eccemas y síntomas compatibles con la covid-19”, denuncian en un comunicado.

Uno de los casos más graves es el del ex vicecanciller Víctor Hugo Tinoco, de la ahora Unión Democrática Renovadora (Unamos), antes llamado Movimiento Renovador Sandinista (MRS) otrora partido político conformado por la disidencia del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

De acuerdo a la denuncia, Tinoco “presenta una parálisis facial en etapa inicial que de no ser tratada adecuadamente puede agravarse en combinación con sus otras enfermedades preexistentes, entre ellas, leucopenia, trastornos de ritmo cardíaco y dislipidemias, que pueden desencadenar un bloqueo aurículo-ventricular”.

Cristian Tinoco, hija de Víctor Hugo Tinoco, aseguró también que desde que su padre fue llevado detenido Al Chipote desde junio del año pasado, este ha sufrido alteraciones en su presión arterial “de tal manera que los médicos de ahí le han duplicado las dosis de los medicamentos, entonces, ahí hay un riesgo de que el paciente tenga problemas de hipotensión y el otro tema importante que quiero decir es la leucopenia (la disminución de glóbulos blancos normales que aumenta el riesgo de padecer infecciones), mi padre tiene glóbulos blancos bastante disminuidos que es su defensa”, denunció.

Asimismo, aseguró que las condiciones de detención de los presos políticos son tan precarias e insalubres que les han manifestado que las paredes de las celdas están infectadas con moho, lo que les ha provocado a varios de ellos hongos en la piel, sumado a esto Tinoco afirma que a los presos políticos en El Chipote les cambian las pijamas una vez por semana y la mascarilla que usan para protegerse de la covid-19 una vez al mes.

“Son unas condiciones en donde no hay una higiene para el preso, una desconsideración completa”, lamentó.

Quien también presenta deterioro en su salud es el cronista deportivo y preso político Miguel Mendoza, el cual se ha mantenido en celdas de castigo desde su detención, denunció Mercedes Mendoza, hermana del comunicador.

En la última visita, a las que se les dio acceso el pasado viernes, les manifestó que está sufriendo de ácido úrico y pulsaciones anormales en el corazón que se le extienden a una de sus piernas, además de otros problemas de salud.

“Miguel estuvo enfermo de la garganta y también de gripe, hoy está padeciendo de unos dolores del cuello y dolores de espalda. Nosotros si pensamos que también (esos síntomas) pudo haber sido asociado con la pandemia (…) Nos preocupa los dolores en el cuello y en la espalda porque él lo asocia a las condiciones en las que duermen. Ha pedido en reiteradas veces que le hagan pasar una almohada y no se la han permitido”, manifestó

Por otro lado, los familiares de presos políticos afirman también que a estos privados de libertad se les continúan vulnerando sus derechos fundamentales y no se les ha respetado el debido proceso judicial.

Debido a esta situación demandan a las autoridades de gobierno la libertad inmediata, incondicional y con garantías para todos los presos políticos. Cambio de régimen carcelario de casa por cárcel para los presos políticos que son adultos mayores y presentan problemas de salud y que mientras no sean liberados se respeten sus derechos bajo las Reglas de Mandela.

Los familiares exigen a las autoridades “garantía de las condiciones de higiene, luz y ventilación mínimas que un espacio debe tener para albergar a un ser humano”, así como el “cese inmediato de la reclusión en celdas de 2x2 metros, selladas, sin ventilación, con luces encendidas las 24 horas o en permanente penumbra y sin posibilidad de ver o ser vistos desde el exterior en las que se encuentran Miguel Mendoza, Juan Lorenzo Holmann, Medardo Mairena, Yader Parajón, Freddy Navas y Michael Healy”.

Demandan además el "cese inmediato del aislamiento e incomunicación al que están sometidas Tamara Dávila, Suyén Barahona, Dora María Téllez y Ana Margarita Vijil".