Cortesía

Cortesía

Nueva dimisión dentro del Gobierno de Nicaragua


Una nueva dimisión dentro del gobierno de Nicaragua se ha hecho pública este domingo. Paul Reichler asesor legal internacional del presidente Daniel Ortega y figura clave en los distintos juicios que Nicaragua emprendió ante la Haya oficializó su renuncia a través de una carta enviada al ejecutivo el pasado 02 de marzo de este año y que salió a luz este fin de semana.

Luego de agradecer y mencionar todos sus logros obtenidos en un recorrido de más de 40 años de servicio como asesor internacional, Reichler le manifestó al mandatario nicaragüense su desacuerdo con las decisiones que ha tomado el ejecutivo a partir del estallido de la crisis sociopolítica de 2018.

"La segunda razón por la que le escribo es para dar por terminada mi relación con usted y su gobierno. No sé qué le hizo cambiar, pero usted ya no es el Daniel Ortega a quien tanto respeté, admiré, quise y serví con orgullo durante tantos años", le reprochó Reichler.

"Me resulta inconcebible que ese Daniel Ortega hubiera reprimido manifestaciones pacíficas tan despiadadamente, resultando en cientos de trágicas muertes, en abril de 2018", expresó.

Continuó haciendo mención de la situación que enfrentan ahora más de un centenar de presos políticos.

"Me resulta aún más inconcebible que ese Daniel Ortega hubiera arrestado, confinado en condiciones intolerables y enjuiciado a más de 50 ciudadanos destacados -de la política, los medios de comunicación, las universidades y los negocios- con cargos falsos que no son más que un pretexto para eliminar la disidencia y oposición (...) Me resulta impensable que ese Daniel Ortega hubiera asesinado a Hugo Torres y llevado sádicamente a los otros grandes patriotas, ahora encerrados en sus celdas, al borde del hambre y la muerte", dijo Reichler.

Señaló a Ortega de ser el responsable de la falta de democracia en Nicaragua. Para Reichler es inconcebible que el ejecutivo nicaragüense "hubiera establecido una nueva dictadura, no muy diferente a la que él mismo (Ortega) ayudó a derrocar, con elecciones falsas, una legislatura sumisa, un sistema judicial corrupto e incapaz de impartir justicia y el silenciamiento de la libertad de expresión y de los medios de comunicación independientes".

Asimismo, lamentó que la grave crisis política y de derechos humanos en Nicaragua haya empujado un éxodo de miles de nicaragüenses hacia otros países entre ellos destacadas figuras públicas como escritores, periodistas, ex combatientes y fundadores del partido de gobierno.

Reichler concluyó la misiva asegurando que "seguiré respetando, admirando y queriendo al primer Daniel Ortega, aunque sienta desesperanza y dolor por culpa del que ha tomado su lugar. Siempre atesoraré mi servicio al primero, aun cuando, por las razones expuestas anteriormente, mi conciencia moral me exige que debo cortar mis lazos con el segundo y negarme a servirle. Mientras tanto, rezaré por el día en que Nicaragua vuelva a ser libre".

Si bien la renuncia de Reichler fue a principios de marzo de este año, se hizo publica este fin de semana, sólo 4 días después de que Arturo Mcfields, entonces embajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), renunciara a su cargo y denunciara al gobierno de Ortega en plena sesión de dicha organización.