Cortesía

Cortesía

OEA condena cierre de sus oficinas en Nicaragua ante el consejo permanente

Rosario Murillo, vicepresidente de Nicaragua, anunció que dicha oficina había sido declarada de "utilidad pública".


El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), durante una sesión, condenó el cierre de las oficinas de este organismo en Nicaragua y su ocupación por agentes de la Policía Nacional.

Rosario Murillo, vicepresidente de Nicaragua, anunció que dicha oficina sería declarada de "utilidad pública" por la Procuraduría General de República y sería ocupada para la creación del "Museo de la Infamia".

Luis Almagro, secretario general de la OEA, aseguró que esta situación abre un precedente para que cualquier organización internacional pueda ser irrespetada por Nicaragua, "expulsadas y cerradas sus sedes nacionales de forma ilegal".

“Quien no respeta el derecho internacional y no es responsabilizado por eso, tiene el camino abierto para todo tipo de ilegalidad, por eso se hace necesario actuar ya, no queremos que mañana sean otros los perjudicados entre la menor diferencia con los caprichos de quienes ejercen el poder”, dijo Almagro.

Los estados miembros de la OEA que tomaron la palabra, consideraron que la decisión violenta artículos de la carta de este organismo y acuerdos internacionales.

Alejandro Ordoñez, embajador de Colombia ante la OEA, explicó que Nicaragua con esta invasión de su sede violenta el artículo 133 de la Carta de la OEA, que habla sobre privilegios e inmunidades a los que tienen derecho los diplomáticos.

“Los hechos del pasado 24 de abril, dados a conocer por los medios de comunicación, la Secretaría de la OEA y el mismo canciller de Nicaragua, revelan el carácter arbitrario, abusivo y contrario al derecho internacional”, refirió.

La Embajadora Rita Claverie, Representante de Guatemala ante la OEA, remarcó que la fecha para romper toda relación con este organismo no fue cumplida y reiteró que Nicaragua tiene la obligación antes de desvincularse, de cumplir con los compromisos internacionales y respeto a los derechos humanos.

“Si bien es cierto, romper la relación diplomática corresponde a la voluntad del Estado, como lo hizo Nicaragua el 18 de noviembre del 2020, también es cierto que la carta de la OEA estable 2 años a partir de la fecha que la Secretaria General reciba la notificación de denuncia para que la carta cese en sus efectos”, indicó la embajadora de Guatemala ante la OEA.

El embajador Washington Abdala, representante de Uruguay, señaló que lo sucedido a ellos podría ser el precedente para la ruptura y cierre de relaciones con otros organismos internacionales de parte de Nicaragua

"Lo material no es relevante, pero es la gente contra la que se arremete lo que preocupa, se va contra esta organización, convendría preguntarnos si mañana se va contra otra organización u otra embajada, ¿cuál es el final de esto?", expresó el embajador de Uruguay.

El Consejo Permanente de la OEA, aseguró que el informe e intervenciones serían de utilidad para definir posteriormente “costo de acción contra Nicaragua”, por esta decisión.