Cortesía

Cortesía

Prohíben a pareja de Miguel Mendoza cualquier muestra de cariño durante su visita

La DAJ autorizó desde este jueves 28 de abril, hasta mañana sábado 30, las visitas de familiares para reos políticos.


42 días después de su última visita, la periodista Margin Pozo, volvió a ver el rostro de su pareja, el cronista deportivo Miguel Mendoza, con quien no pudo darse muestras de cariño, pues los custodios le exigieron que no lo realizara, sin explicarle el por qué.

La Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como "El Nuevo Chipote", autorizó desde este jueves 28 de abril hasta mañana sábado 30, las visitas de familiares para reos políticos, siendo esta la séptima visita desde que iniciaron una ola de captura a mediados del año pasado.

“Estábamos en la visita y se acercó un custodio y nos dijo -no se abracen, no se besen, no muestren afecto-, no entiendo la razón, es una visita para poder compartir con tu familia, es normal una muestra de afecto hacia esa persona”, dijo Pozo.

A la pareja de Mendoza, le llamó la atención que en visitas anteriores, entre más afecto demostraran, más grabaciones realizaban las autoridades del Sistema Penitenciario.

Mendoza es paciente crónico y tiene diabetes, pero además han arreciado sus problemas de presión alta, puesto que lleva desde enero ingresado en una celda de castigo, donde tiene poco acceso a la luz.

“Es una celda cerrada, entra poca ventilación, hay animales que son molestos como zancudos, se ha pedido que le permitan spray para combatirlos y ni eso han dejado que le llevemos”, aseveró Pozo.

Pero pese a la denuncia de estos problemas de presión alta, a Mendoza ya no lo llevan a la clínica de penal a revisión, como los hacían antes, sino que ahora es el médico que llega a su celda.

“Ellos merecen ser atendidos por especialistas, porque él además de diabético, tiene ácido úrico, entonces es un paciente que requiere una alimentación rigurosa, requiere exámenes constantes, no lo están haciendo”, indicó Pozo.

Mendoza contó los momentos de temor que vivieron el pasado jueves 21 de abril, cuando un fuerte sismo de 6,8 grados sacudió gran parte de Nicaragua.

El periodista relató que el Penal no cuenta con un protocolo de seguridad ante desastres naturales para ellos, puesto que aunque se encontraba en celda de castigo, no le permitieron salir.

“En la celda que él está hay dos puertas, ninguna fue abierta, se pudo caer el techo y con él dentro, se cae el muro y no hacían nada, se escuchaban terribles las puertas como sonaban en ese momento”, relató Pozo.

En reiteradas ocasiones la familia de Mendoza ha solicitado que le cambien la colchoneta. “Ya no sirve la que tiene en su cama de hierro y su espalda está sufriendo las consecuencias, pido el ingreso de una almohada por lo menos”, dijo Pozo.