EFE

EFE

Presidente costarricense ve lejano nombrar un embajador en Nicaragua

La postura del Gobierno de Costa Rica cambió desde la expulsión de la representación de la OEA en Managua a finales de abril.


El presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, dijo este miércoles que ve lejana la posibilidad de nombrar un embajador en Nicaragua debido al "deterioro" de la situación en ese país tras la expulsión de los representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA).

"No estamos a ningún momento cerca de tomar una decisión de cambio porque las circunstancias se han venido deteriorando", declaró Chaves en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno semanal.

El mandatario costarricense, quien asumió el poder el pasado 8 de mayo, aseguró que el Gobierno sigue "viendo con preocupación el desarrollo de lo que está ocurriendo, particularmente la expulsión de la Organización de Estados Americanos".

El pasado 4 de abril, un día después de ganar las elecciones, Chaves anunció que su "inclinación" era "nombrar un embajador en Nicaragua", porque tienen "relaciones diplomáticas" y no están en "guerra" y afirmó que no le gustan "las medias tintas" ni "las posiciones para verse bonito".

"Si hay que romper relaciones diplomáticas por razones de mérito, las rompemos, pero no estar en el jueguito de tener relaciones diplomáticas y no tener embajadores", declaró Chaves el 4 de abril.

Por su parte, el canciller, Arnoldo AndréTinoco, reveló el pasado 22 de abril que se reunió con el actual embajador de Nicaragua en San José, Duilio Hernández, como "signo de buena voluntad" y para "discutir temas bilaterales".

Nicaragua y la FAO firman el programa país 2022-2026 por 67,3 millones de dólares

"En Nicaragua, tal cual el presidente (Chaves) lo ha anunciado, la intención es nombrar un embajador en el momento oportuno. Estamos haciendo las evaluaciones y consultas del caso para llegar ahí", expresó ese día el canciller designado a los periodistas.

Sin embargo, la postura del Gobierno costarricense cambió desde la expulsión de la representación de la OEA en Managua a finales de abril.