Francisco Aguirre, excanciller de la República. Foto: Gerall Chávez

Francisco Aguirre, excanciller de la República. Foto: Gerall Chávez

Francisco Aguirre: Gobierno quiere mandar "una señal" a EE.UU.

“El estímulo a todo esto es la amenaza que representa el Nica Act eventual, aunque no ha sido aprobado, y el Global Magnitsky" detalló el excanciller.


El haber quitado a Harold Rivas como embajador de Nicaragua en Costa Rica, es una “señal” que quiere mandar el Gobierno a los Estados Unidos, dice el excanciller de la República, Francisco Aguirre.

Para Aguirre, el cambio aparente de Roberto Rivas es una condición necesaria pero insuficiente para lograr establecer relaciones correctas y cordiales con los Estados Unidos y sobre todo con el congreso.

“El estímulo a todo esto es la amenaza que representa el Nica Act eventual, aunque no ha sido aprobado, y el Global Magnitsky" detalló el excanciller.

Según Aguirre, estos son los elementos que han provocado la reacción del Gobierno, “pero los norteamericanos no creen que exista un deseo de cambiar las cosas de fondo”.

Son cambios soberanos

Según el diputado sandinista Wilfredo Navarro, son decisiones soberanas, y que esos cambios suceden siempre, porque hay un procedimiento de renovación y trasladado de los embajadores.

"En el caso del embajador de Costa Ricas (Harold Rivas) el ya tenía 10 años de ser embajador y entiendo que la política del Gobierno de rotar sus embajadores y tendrá que enviarlo a otros país”, dijo Navarro.

Pero el diputado Maximino Rodríguez del Partido Liberal Constitucionalista, dice que la única manera de mejorar la situación en país es que el Gobierno y los demás sectores instauren un dialogo nacional y que no sean otros países que resuelvan los problemas de Nicaragua.