Foto: Gerall Chávez

Foto: Gerall Chávez

A 30 años de los Acuerdos de Paz de Sapoá, éstos siguen vigentes, según expertos

Según Mauricio Herdocia los acuerdos de democracia, pluralismo político, libertad de expresión todo lo que se consagró en los acuerdos de Esquipulas y que se consagran en los Acuerdps de paz de Sapoá, siguen vivos,


A 30 de los Acuerdos de Paz de Sapoá, esos mismos planteamientos acordados continúan vigentes para Nicaragua, dice el experto en Derechos Internacional Mauricio Herdocia.

Según Herdocia, los acuerdos de democracia, pluralismo político, libertad de expresión todo lo que se consagró en los acuerdos de Esquipulas y que se consagran en los Acuerdos de Paz de Sapoá siguen vivos, por lo que consideran que se deben aplicar diario a pesar que ya son historia.

El experto manifestó que es importante que se revisen esos acuerdos en relación a la democracia, relacionado al acuerdo de entendimiento entre la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Gobierno de Nicaragua.

Por su parte, Alfredo César, quien participó en los acuerdos de 1988, dice que Nicaragua debe tener elecciones libres y transparentes, “30 años después tenemos otra vez un conflicto por falta de elecciones libres y justas, pero esta vez el conflicto es político no armado”.

Según la historia, el 23 de marzo de 1988, el Gobierno constitucional de la República de Nicaragua y la Resistencia Nicaragüense conocida como La Contra, reunidos en Sapoá, los días 21, 22 y 23 de marzo de 1988, con el fin de contribuir a la reconciliación nacional y en el marco de los Acuerdos de Esquipulas II, y ante la presencia de los testigos, su Eminencia, el cardenal Miguel Obando y Bravo, Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y su excelencia el Embajador Joao Clemente Baena Soares, secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) han llegado al siguiente acuerdo: cesar las operaciones militares ofensivas en todo el territorio nacional, por un periodo de sesenta días a partir del 1 de abril del presente año, durante el cual se llevará a cabo un proceso de negociación integral para el cese del fuego definitivo, cuya ejecución efectiva se dará conjuntamente con los demás compromisos contemplados en Esquipulas II para poner fin a la guerra.