Cardenal Leopoldo Brenes, en lectura del comunicado de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

Cardenal Leopoldo Brenes, en lectura del comunicado de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

Conferencia Episcopal acepta participar en diálogo

Así lo anunció la Conferencia Episcopal de Nicaragua en conferencia de prensa, ante los recientes hechos que ha vivido el país en los últimos días.


La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) ha aceptado formar parte del diálogo entre Gobierno y diversos sectores del país, convocado tras los hechos violentos que se han registrado en el país en los últimos días

"La Conferencia Episcopal, después de orar, de escuchar y pedir las luces del Espíritu Santo, acepta estar en carácter de mediador y testigo del diálogo convocado por el señor presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, el día domingo 22 de abril del presente, ante la gravísimas situaciones que ha vivido la nación nicaragüense, y que se agudizaron la última semana que ha transcurrido", dijo cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, al leer el comunicado la tarde de este martes.

De acuerdo a la Conferencia Episcopal, para que se facilite el clima de este diálogo, consideran "esencial e imperativo que tanto el Gobierno como cada miembro de la Sociedad Civil evitoe todo acto de violencia, de irrespeto a la propiedad pública y privada, que prevalezca un clima sereno y de absoluto respeto a la vida humana de todos y cada uno de los nicaragüenses".

Primera parte del comunicado de la Conferencia Episcopal de NicaraguaSegunda parte del comunicado de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

Expectativa en Nicaragua ante el diálogo

Tras la multitudinaria caminata por la paz de este lunes, los ciudadanos nicaragüenses se preguntan sobre cuándo se instalará el diálogo con el Gobierno, luego de una semana de protestas en el país.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), quien convocó a la marcha a la que se sumaron diversos sectores del país, había reiterado en diversas ocasiones su respaldo a las manifestaciones pacíficas de los jóvenes que terminaron enfrentamientos y han dejado hasta el momento alrededor de 30 fallecidos.

Ante esta situación de violencia que vivía el país, el Cosep resaltó la necesidad de un diálogo incluyente y urgente con el Gobierno, para el que puso las siguientes condiciones: cese a la represión estudiantil, liberar a detenidos en protestas y restablecer la libertad de prensa y expresión, detallando que dicho diálogo debe contar con representantes estudiantiles y ser garantizado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua, liderada por cardenal Leopoldo Brenes