La OEA no tiene apuros y considera que, entre noviembre y diciembre de 2018, desarrollarán la propuesta de reforma electoral. La entrega formal será en enero siguiente.

La OEA no tiene apuros y considera que, entre noviembre y diciembre de 2018, desarrollarán la propuesta de reforma electoral. La entrega formal será en enero siguiente.

Urge reforma electoral para adelantar elecciones

En los próximos días visitará el país el secretario general de la OEA para reunirse con representantes del Gobierno y plantear la necesidad de trabajar en una reforma a la Ley Electoral


Por la crisis sociopolítica en la cual está sumergida Nicaragua, la Organización de Estados Americanos (OEA) a través de su representante Luis Almagro, solicitó al Gobierno acelerar el proceso de reforma a la Ley Electoral, lo cual estaría garantizando el fortalecimiento y democratización de las instituciones. Al respecto, Ética y Transparencia espera que el proceso se efectúe y no arrastre los pecados del pasado.

En ese sentido, un nuevo CSE no arrastraría para nada los pecados del pasado. Tendrías por definición una especie de “borrón y cuenta nueva”, siempre y cuando fuera diseñado de una manera diferente del que naufragó, es decir, si volvés con el jueguito de poner cuotas partidarias volveríamos a lo mismo, enfatiza Roberto Courtney, director ejecutivo de Ética y Transparencia.

Una salida democrática es adelantar las elecciones dentro de ese contexto de varias reformas que tienen que de hacerse en el país, es decir, las elecciones no es la solución total es uno de los caminos que se debe correr para llegar a la democratización del país, expresa Cairo Manuel López, expresidente de la Asamblea Nacional

Afirma Roberto courney que si existe voluntad, una vez que se realice la reforma a la Ley Electoral, las garantías estarían dadas para un adelanto de elecciones presidenciales.

Podríamos tener elecciones presidenciales adelantadas para la época del Niño Dios (Diciembre). En ese mes podríamos tener nuevo presidente y vicepresidente, de acuerdo a lo que elija el pueblo nicaragüense.

Por un lado, los pegones que se presentarían al adelantar elecciones presidenciales primero sería el acceso a la información, los recursos para hacer la campaña electoral y la presentación de los candidatos; y por sobre todo, la facilidad que se tendría que darse para que se presenten candidatos por suscripción popular, resalta López.

Al clamor de elecciones adelantadas se han sumado diferentes sectores del país entre ellos está la empresa privada, la sociedad civil y la Iglesia Católica.