Diputados de la Asamblea Nacional en Nicaragua durante la aprobación de la Ley contra el Lavado de Dinero y Terrorismo

Diputados de la Asamblea Nacional en Nicaragua durante la aprobación de la Ley contra el Lavado de Dinero y Terrorismo

Aprueban ley contra el lavado de dinero y terrorismo, bajo fuertes críticas


El oficialismo aprobó este lunes en la Asamblea Nacional la “Ley contra el lavado de activos, el financiamiento al terrorismo y el financiamiento a la proliferación de armas de destrucción masiva”, pero esta fue fuertemente criticada por la oposición por el contexto sociopolítico que vive el país.

Aunque el artículo 394 de esta Ley contempla como terrorismo quien cause la muerte o lesiones corporales a personas que no participen en las actividades de oposiciones en una situación de conflicto armado, los diputados sandinistas dicen que esta Ley cumple con órdenes internacionales a pesar del contexto de nuestro país donde se reportan un centenar de detenidos y ahora enjuiciados por participar en la protesta contra el presidente Daniel Ortega.

El diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez, al ser consultado, negó que dicha Ley tenga como objetivo acusar a manifestantes civiles a como lo han dicho los opositores.

“Nosotros estamos actuando completamente ajustados a los estándares internacionales del Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (GAFILAT)”.

Pero otros diputados consideran que la Ley contra el lavado de dinero y terrorismo podría ser usada contra los “opositores políticos de Nicaragua”, además de criminalizar las protesta cívicas.

Ante esto, el diputado sandinista Wilfredo Navarro aseguró que en Nicaragua hay “terrorismo” e hizo referencia a la manera que murió un policía en Masaya, pero desconoció la muerte de los civiles.

El oficialismo, con 70 votos, aprobó la Ley contra el lavado de dinero y terrorismo, el cual ya es un tema de discusión en las redes sociales, por la crisis que vive Nicaragua que ha dejado más de 350 personas asesinadas, centenares de heridos y un centenar de detenidos por protestar pidiendo la salida del mandatario Daniel Ortega, quien está en el poder desde el año 2007.