Ortega: "nuestras decisiones no están en Washington, están en Managua"

A la celebración del 19 de julio, Ortega y Murillo invitaron a los diplomáticos acreditados en Nicaragua, incluyendo al Nuncio Apostólico, Waldemar Stanislaw Sommertag a quien Murillo le dio un especial saludo.


Poco después de las dos de la tarde de este 19 de julio, el presidente de la República Daniel Ortega junto a la vicepresidente Rosario Murillo llegaron a la Plaza La Fe para participar del acto del 39 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

A la celebración del 19 de julio, Ortega y Murillo invitaron a los diplomáticos acreditados en Nicaragua, incluyendo al Nuncio Apostólico, Waldemar Stanislaw Sommertag a quien Murillo le dio un especial saludo.

El Canciller de la República de Cuba, Bruno Rodríguez, también fue invitado a esta celebración de los sandinistas quien destacó los avances del Gobierno de Ortega en los últimos años y acusó al Gobierno de Estados Unidos de patrocinar "un golpe de Estado” en Nicaragua por los hechos de protestas que se han registrados en el país desde el 18 de abril.

Rodríguez a través de una carta leyó el mensaje del ex presidente cubano Raúl Castro en conmemoración de 39 aniversario de la revolución sandinista.

También, el Canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, tuvo participación en el acto en el que arremetió contra la Organización de Estados Americanos (OEA), además de los senadores estadounidenses que han apoyado al pueblo de Nicaragua con las denuncias internacionales sobre la crisis.

Arreaza se refirió a la resolución donde 21 países votaron a favor del pueblo nicaragüense condenando al Estado de Nicaragua por las violencia, además acusó a Estados Unidos de financiar "un golpe de Estado" en el país.

En el acto el presidente Ortega entregó la Orden Augusto Sandino a la militante sandinista Amada Pineda Arauz, quien es madre de un ciudadano (de 55 años) que falleció durante los enfrentamientos en estos últimos días.

Ortega y Murillo acusaron de terroristas y golpistas a quienes han participado en las protestas y tranques, según ellos son "fuerzas diabólicas que se han apoderado de las protestas" que piden su salida del Gobierno.

Ortega inició su discurso recordado la fecha histórica de hace 39 años y el papel que jugó el pueblo contra la dictadura de Somoza.

"Hoy 39 años del triunfo de la revolución, una fecha muy especial porque nos ha correspondido de abril a mayo de mayo a junio y de julio al 19 de julio nos ha correspondido una vez más la paz para todos los nicaragüenses”, declaró.

“Ha sido una batalla dolorosa porque hemos enfrentado una conspiración armada y financiada por fuerzas internas que todos conocemos y fuerzas externas que identificamos”, señaló.

Ortega dijo que durante los ultimo once años Nicaragua ha vivo en paz y desarrollo para los pobres.

Según el mandatario nicaragüense todo surge cuando se registró el incendio en la reserva biológica de Indio Maiz. “Allí empezaron a culpar al gobierno en el incendio de Indio Maíz” afirmó Ortega.

Ortega dijo que la protesta cívica "fue el pretexto" para iniciar la violencia en Nicaragua y que poco a poco con estas manifestaciones se fueron instalando grupos armados en la nación; asimismo el presidente indicó que se utilizaron las universidades para convertirlas en centros de torturas.

Ortega también hizo referencia a la reforma al seguro social de incrementar el cinco por ciento a las cotizaciones que fue otra inconformidad del pueblo.

“Mandamos a retirar el decreto; de nada les valió, siguieron con su campaña”, añadió el mandatario.

Sobre los obispos de Nicaragua

Por otro lado, Ortega se refirió a los obispos, testigos y mediadores del diálogo nacional, de esta manera:

“Yo pensaba que eran mediadores, pero están comprometidos con los golpistas”, afirmó el mandatario.

Además se refirió a la carta que presentaron el siete de junio los obispos donde pedían adelantar las elecciones, según Ortega le pidieron que cambiara los cargos en los poderes del Estado.

“Me dolió que mis señores obispos tuvieran la actitud de golpistas”, enfatizó Ortega.

“Quiero creer que el cardenal no sabía nada de eso, pero muchos templos fueron ocupados para guardar armamento para salir a atacar ", señaló el mandatario.

Ortega dio lectura a los nombre de los oficiales de policías muertos en las protestas, además hizo referencia a las personas militantes sandinistas también fallecidos, de igual manera de las supuestas torturas que han sido víctimas por pertenecer a ese partido.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia no se escapó del discurso de Ortega quien dijo que la cara falsa de los golpistas es este movimiento.

Los obispos el fin de semana pasado emitieron una carta pastoral en la cual han pedido rezar por la paz de Nicaragua.

De acuerdo a Ortega harán un esfuerzo enorme para levantar la economía y reconoció que la banca ha caído y espera que se dinamice rápido. “Para esto es imprescindible que los nicaragüenses independiente de la ideología y religión juntemos fuerzas para tener paz y un mejor futuro".

Presión de Estados Unidos

En relación a la presión que ha ejercido Estado Unidos ante la crisis de Nicaragua Ortega respondió que es la misma nación la que deberá buscar una salida a la situación.

“Nuestras decisiones no están en Washington, están en Managua, nuestras decisiones no están Washington, están en Nicaragua”

"Nosotros no vamos a ser sembradores de odio", finalizó el mandatario.