Foto: Archivo

Foto: Archivo

EE.UU. dice unas elecciones “libres, justas y transparentes” son la vía para restaurar la democracia en Nicaragua

El gobierno de Donald Trump, responsabilizó al presidente Daniel Ortega y a la vicepresidente Rosario Murillo por la "violencia indiscriminada" y la "brutalidad policial" contra los manifestantes que piden "reformas democráticas".


La Casa Blanca emitió un comunicado este lunes donde manifestó que unas “elecciones libres, justas y transparentes son la única vía hacia la restauración de la democracia en Nicaragua”, dejando abierta la posibilidad de más sanciones a funcionarios del gobierno del presidente Daniel Ortega si no detiene la "indiscriminada" violencia que ha dejado ya 448 muertos, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.

En dicho comunicado, el gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, responsabilizó a Ortega y a su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo, por la "violencia indiscriminada" y la "brutalidad policial" contra los manifestantes que piden "reformas democráticas".

Sanciones bajo la Global Magnitsky

En dicho anuncio, Estados Unidos se refirió a las sanciones impuestas a Francisco Díaz, jefe de la Policía de Nicaragua y consuegro del presidente Ortega; Francisco López, vicepresidente de la petrolera Albanisa; y Fidel Moreno Briones, secretario general de la alcaldía de Managua, todos bajo la Ley Global Magnitsky. "Estas son el principio, no el final, de sanciones potenciales", remarcó la Casa Blanca, según la información publicada en el sitio web de noticias de la Deutsche Welle.

También mencionó la revocación de visados a funcionarios nicaragüenses, quienes, según el Gobierno estadounidense, están vinculados con la violencia contra los manifestantes; así como sus familias.