Daniel Ortega en CNN en español.

Daniel Ortega en CNN en español.

Ortega: “el pueblo estuvo secuestrado por 90 días por tranques y fuerzas de oposición”

Estas fueron las declaraciones que brindó el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en una entrevista a CNN en español.


La cifra de muertos que maneja el Gobierno de Nicaragua tras la crisis sociopolítica que enfrenta el país es de 195 fallecidos, aseguró el presidente Daniel Ortega en una entrevista con CNN en español, pese a que organizaciones de derechos humanos contabilizan más de 350 fallecidos.

Ortega aseguró al periodista de CNN Andrés Oppenheimeer que organismos internacionales no han depurado las denuncias que han recibido desde que iniciaron sus labores en el país. “Ellos solo la van sumando”, declaró; por lo que no tienen un dato real de cuántos fallecidos ha dejado la ola de violencia en Nicaragua.

Los muertos que maneja el Gobierno, según Ortega, son “trabajadores por cuenta propia, estudiantes, policías, trabajadores del estado, maestros, guardas de seguridad”.

En específico, para Ortega los organismos de derechos humanos en Nicaragua están politizados.

CIDH “miente”

Cuando Oppenheimeer le cuestionó la cifra de muertos que señala la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el presidente acusó directamente a Paulo Abrão, secretario ejecutivo de esta institución, de “estar mintiendo” en cuanto a que el 90% de los muertos han sido opositores.

“Él está mintiendo, miente todos los días (…) no va con la responsabilidad que tiene como director de esta comisión. Que investigue y que depure, él llega a esas conclusiones por lo que escucha”, aseveró el mandatario.

Guerra a través de las redes

El presidente Daniel Ortega explicó que por medio de las redes sociales en Nicaragua se está batallando un nuevo tipo de guerra.

Este proceso bélico ha sido “organizado a través de las agencias de Estados Unidos, siempre hemos estado en la mira (de la nación norteamericana)”, indicó.

La guerra se ha desarrollado “inventado muertos, muertos que resultaron estar fuera de Nicaragua, muertos que al final tuvieron que hablar y decir que están vivos”, fueron parte de las declaraciones de Ortega a CNN en español.

Parapolicías son opositores

Hay dos tipos de grupos encapuchados que operan en Nicaragua, según el mandatario: unos son manejados por la derecha y otros son “policías voluntarios” que cooperan en agentes de la Policía Nacional para reestablecer el orden en el país.

Una foto que le mostró Oppenheimeer a Ortega donde se ve a varias personas encapuchadas a bordo de una camionera y con una bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional no es, según Ortega, un grupo de paramilitares.

“No son paramilitares son ciudadanos defendiéndose”, refirió pese a que luego manifestó que esa foto podría ser un montaje.

Sobre la policía voluntaria añadió que esta “no ha matado a gente en las manifestaciones”.

Ortega descarta nuevamente elecciones anticipadas

La posibilidad de efectuar elecciones anticipadas o un referéndum para tratar este tema es para el presidente Daniel Ortega un campo innecesario en Nicaragua.

Ortega abordó durante la entrevista el trabajo que venía realizando el Gobierno de Nicaragua con un equipo de la Organización de Estados Americanos, OEA, en cuanto a la ejecución de elecciones libres en el país.

Con este equipo, manifiestó Ortega, “se había logrado establecer un calendario que incluía reformas en el campo electoral, dar fuerza a la oposición para ir de esta manera a elecciones seguras”, explicó.

El Diálogo Nacional

Pese a que el Diálogo Nacional, que busca dar salida a la crisis en Nicaragua, está estancado, Ortega insiste en que es la única medida para conseguir la paz en el país. Sin embargo, para su reanudación en menester crear condiciones para su desarrollo.

“Hay que crear condiciones para retomarlo, estamos trabajando en ellos, el Diálogo no se debe convertir en un reality show”. Al finalizar la entrevista, el presidente de la República no descartó la posibilidad de invitar a otros organismos para que brinden apoyo al papel de la Conferencia Episcopal como mediadores y testigos de este proceso.