Pronunciamiento de diputados opositores sobre actos de represión sin efectos

Según la oposición en la Asamblea Nacional también ellos han condenado esos actos.


Los más recientes hechos de represión contra civiles que han salido a protestar por la crisis del país y quienes exigen adelantar elecciones en Nicaragua, ha sido un tema de condena para varios países y organismos internacionales.

Según la oposición en la Asamblea Nacional también ellos han condenado esos actos.

Lea: Maximino Rodríguez insiste en buscar una salida pacífica a la crisis que vive Nicaragua

La minoría opositora en el poder legislativo se suma a la condena de los recientes actos de represión ejecutados por fuerzas estatales y grupos adeptos al gobierno de Nicaragua, según ellos respetar el derecho a la protesta cívica está contemplado en la constitución política de Nicaragua.

“Nosotros continuamos como partido conservador diciendo que debe de pararse toda la represión del país, es el primer paso detener la represión en toda las manifestaciones que hay”, dijo Alfredo César, diputado del PC.

El diputado César asegura que la represión impide que se reactive la economía y crea desconfianza en los empresarios e inversionistas internacionales, por lo tanto se debe de crear un ambiente propicio para pasar a la negociación política, en relación a la crisis que aún no se resuelve.

Algunos legisladores expresan que se han referido sobre esos actos condenándolos a través de pronunciamientos en el hemiciclo parlamentario y pidiendo que todos los diputados se pronuncien, pero al final no han tenido éxito, porque el oficialismo ocupa la mayoría en este poder de Estado.

“A veces como que no salimos de la realidad, tenemos una dictadura así que qué resultado podemos pedirle a un dictador”, dijo Jimmy Blandón diputado del Partido Liberal Constitucionalista.

Blandón instó a que los manifestantes se mantengan firmes.

La condena a los ataque gubernamentales ha traspasado las fronteras de Nicaragua, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de Naciones Unidas (ONU), han pedido en reiteradas ocasiones al Gobierno que cese la represión contra civiles.