Foto El Nuevo Diario.

Foto El Nuevo Diario.

Discurso del presidente Ortega no ofrece solución a la situación país

El analista político le recomienda al presidente Ortega "no estancarse en el pasado y analizar el presente".


El presidente Daniel Ortega, en el discurso del 42 aniversario de la muerte de Carlos Fonseca Amador, nuevamente habló de historia y de injerencismo, pero menos de buscar soluciones a la actual situación político-social de Nicaragua, señalan algunos analistas.

Edgar Parrales, exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos, (OEA), señala que su discurso durante el aniversario de la muerte de unos de los fundadores del FSLN fue una “pantomima” para sentirse acuerpado con otros personajes como Cuba, Venezuela y Bolivia, que no tienen credibilidad ante otros países y organismos internacionales.

“Definitivamente es una pérdida de tiempo, desgaste es lo que hace con esos actos, porque no va a poder evitar que tendrá en algún momento dado que sentarse a dialogar de verdad, con honestidad, con rectitud, con transparencia o definitivamente va a ser desplazado, porque no hay de otra", dice Parrales.

El analista político le recomienda al presidente Ortega "no estancarse en el pasado y analizar el presente".

Mauricio Díaz, analista político, manifestó que el discurso del mandatario ha sido retórico, pues sigue hablando de los mismos temas, ahora con sus aliados. Díaz asegura que las intervenciones de los invitados al acto sandinista son injerencista pues vienen a opinar del contexto nicaragüense.

Lea: Edén Pastora: sandinistas deben buscar amnistía

“Me parece a mí que el Gobierno le está diciendo a la comunidad internacional y a nosotros los nicaragüenses que aquí las opciones están entre La Habana y Caracas, que no tenemos más remedio que aceptar un modelo a la cubana o a la venezolana, los que creemos que Nicaragua merece convertirse en un país con una democracia, como elecciones periódicas, con alternabilidad en el poder con estado de derecho, nos está diciendo que no, yo hablo con quien yo quiero".

Díaz considera esta actitud del presidente como un acto "irresponsable".

Sobre llegada del Parlamento Europeo

El presidente Daniel Ortega, en el discurso del 42 aniversario de la muerte de Carlos Fonseca Amador, nuevamente habló de historia y de injerencismo, pero menos de buscar soluciones a la actual coyuntura sociopolítica del país, señalan algunos organismos de derechos humanos.

“Es un discurso trillado lo que pronunció el presidente Ortega el jueves de atacar con epítetos, generalmente a lo que él llama imperialismo norteamericano, pero esta vez llamó la atención que centró toda su batería y epítetos en contra de la Unión Europea, pienso yo que es un esfuerzo desesperado por detener el esfuerzo de todos esos países en buscar una salida a la situación que vive Nicaragua, tal ves como romper la comunicación que ellos han insistido en sostener con el presidente Daniel Ortega y así evitar la venida de la delegación del parlamento europeo que ya prácticamente esta concertada”, expreso Vilma Núñez presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, CENIDH.

También el CENIDH rechazó el menosprecio que hizo el presidente Ortega en ese mismo discurso al decir que en Nicaragua no hay presos políticos.

“Quiere ensuciar la reputación y la honra de estas personas, llamándolos delincuente comunes, prácticamente él vuelve a reiterar en su empeño de convertir a las víctimas en victimarios", finalizó Núñez.