Foto Cortesía

Foto Cortesía

Las sanciones de la OEA en la historia de Nicaragua

Recientemente, se ha iniciado el proceso para la aplicación de la Carta Democrática en Nicaragua.


Nicaragua ha estado en la mesa internacional a raíz del conflicto socio político considerado el más devastador en la historia del país.

Y en los últimos días del 2018 la posible aprobación de una Carta Democrática para Nicaragua de parte de la Organización de Estados Americanos, OEA, ha dejado dudas e inquietudes del futuro del país si se diera esa sanción.

La Carta Democrática Interamericana es un instrumento jurídico aprobado en 2001 para la preservación de la institucionalidad democrática en América Latina.

El artículo 20 faculta a cualquier Estado Miembro o al Secretario General de la OEA a convocar de forma inmediata al Consejo Permanente cuando se produzca “una alteración de orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático”.

Las consecuencias de la aplicación de la Carta Democrática sería la suspensión de las relaciones diplomáticas, ausencia en foros políticos y congelamiento de los préstamos otorgados por instituciones financieras multilaterales de la región interamericana, explicó a El Nuevo Diario, José Luis Velásquez, exembajador nicaragüense en la OEA.

Además se verían afectados préstamos de entidades multilaterales como el Banco Centroamericano de Integración Económica BCIE y del Banco Interamericano de Desarrollo BID; así como afectaciones comerciales con la región centroamericana y el posible retiro de embajadas de países miembro de la OEA.

Nicaragua ya ha estado en la mesa crítica de la OEA, y una de sus sanciones presionó a un gobierno a buscar su salida.

Una madrugada de junio de 1979 la OEA aprobó una resolución en la que se condenó al régimen de Anastasio Somoza y se pidió su reemplazo definitivo e inmediato, así como un plan de pacificación de paz a base de un Gobierno representativo de la oposición, la garantía de los derechos humanos para todos los nicaragüenses y la realización de elecciones libres, citó en ese entonces el diario El País.

Cuatro de los puntos que establecía esa sanción eran:

1) Exclusión inmediata y definitiva del régimen somocista; 2) Instalación en Nicaragua de un Gobierno democrático, cuya composición reconozca la contribución que han efectuado los distintos grupos dentro del país en la búsqueda del reemplazo al régimen de Somoza; 3) Garantía de respeto a los derechos humanos de todos los nicaragüenses, y 4) Realización de elecciones libres a la mayor brevedad, que conduzcan al establecimiento de un Gobierno auténticamente democrático.

Esa fue la primera vez que la OEA condenó abiertamente al régimen de Somoza.

Recientemente, la presidencia de Costa Rica confirmó haber recibido una misiva del secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, Luis Almagro, para iniciar el proceso de aplicación del artículo 20 de la Carta Democrática para Nicaragua. Expertos coinciden que esto puede ser el inicio de una nueva presión internacional para el actual gobierno de Nicaragua.