Foto Twitter OEA

Foto Twitter OEA

¿Qué escenarios enfrentaría Nicaragua este viernes durante sesión en la OEA?

El analista político Carlos Tϋnnermann considera que no se convocará a una Asamblea General del Consejo Permanente a menos que ya se tengan seguros los 24 votos para lograr la suspensión de Nicaragua.


Crece la expectativa en torno a la sesión extraordinaria que sostendrá este viernes el Consejo Permante de la Estados Americanos (OEA). La sesión extraordinaria fue solicitada por el secretario general de esta organización Luis Almagro.

En su solicitud emitida el pasado 29 de diciembre, Almagro consideró necesario convocar una sesión extraordinaria para “realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime convenientes”, en referencia a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua.

Expertos en el tema han señalado que de acuerdo a lo que establece el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, cuando un país miembro de la OEA rompe con el orden constitucional y democrático, cualquier otro estado miembro de dicha organización puede solicitar una reunión del Consejo Permanente para evaluar la situación de dicho país y tomar decisiones al respecto.

De aplicarse el artículo 20, el próximo paso que podría tomar la OEA sería la suspensión inmediata de Nicaragua de ese organismo internacional con la aplicación del artículo 21; para esto se requiere del voto afirmativo de los dos tercios de los Estados Miembros, es decir 24 votos.

“Nosotros esperamos que el viernes haya los suficientes votos en la sesión del Consejo Permanente para convocar a una Asamblea General para que los cancilleres decidan la aplicación del Artículo 21 al gobierno de Nicaragua", sostuvo Vilma Núñez, presidente del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Lea: Sector empresarial busca acercamiento con el Gobierno para retomar la economía del país

Por su parte el analista político Carlos Tϋnnermann considera que no se convocará a una Asamblea General del Consejo Permanente a menos que ya se tengan seguros los 24 votos para lograr la suspensión de Nicaragua.

A su criterio, Tϋnnermann señala que en la sesión de este viernes puede suceder lo siguiente:

“O bien que se acuerden gestiones diplomáticas y ofrecer buenos oficios para que la OEA contribuya a resolver la crisis política y social que vive el país, o bien que por el hecho de considerarse que las violaciones de derechos humanos que ha habido en Nicaragua son realmente muy graves y que la alteración del orden constitucional y democrático es sumamente grave, que entonces decidan proceder de inmediato a la convocatoria de una Asamblea Extraordinaria de Ministros de Relaciones Exteriores que es el organismo máximo de la organización”.

“Probablemente los señores embajadores sólo convocarían esta reunión extraordinaria (la de los ministros de relaciones exteriores) si están consientes y tienen seguridad o tienen garantía de que van a contar en la Asamblea General Extraordinaria con 24 votos para aplicar el artículo 21”, sostuvo.