¿Nicaragua se encamina a convertirse en una Venezuela?

Venezuela refleja además de una hiperinflación, inseguridad alimentaria, migración masiva y una división legislativa que ocasiona rechazo en organismos internacionales.


Aunque Nicaragua y Venezuela hoy en día tienen grandes similitudes por ser naciones gobernadas por presidentes de izquierda, llevar su política exterior en conflicto con otros gobiernos, forzar la migración de sus ciudadanos, estar siendo señalados por violaciones a los derechos humanos, llevar la economía a un futuro incierto, ¿Nicaragua podría encaminarse a ser una nueva Venezuela?

Este país sudamericano enfrenta una grave crisis política, social y económica que lo ha ubicado en unos índices de inflación superior al 1,698% provocando escasez de alimento, medicina y una devaluación de su moneda nacional. Nicaragua desde mediados de abril del año pasado enfrenta un contexto distante pero a la vez con esos posibles escenarios.

“En el caso de Nicaragua se tienen que tomar medidas urgentes para evitar que la situación siga extendiéndose y tratar de enfocar a tomar un rumbo que garantice una estabilidad económica y social”, señala Ricardo de León, analista en temas internacionales.

Solo al cierre del 2018, el crecimiento económico de Nicaragua fue del -4%, una inflación controlada del 3.98%, pero que ha generado bajo poder adquisitivo en los nicaragüenses, además de estar ya en un proceso de depresión económica, es decir, en un deterioro en los niveles de producción y consumo, restricciones de cooperación externa, y una devaluación de la moneda nacional frente al dólar.

“En dos trimestres que la economía de Nicaragua ha cerrado en cifras negativas, el país ha retrocedido 10 años entrando ya en una recesión técnica”, afirma el economista Luis Murillo.

Nicolás Maduro juramenta nuevo mandato ante el Tribunal Supremo de Justicia

La diferencia de Nicaragua a la de Venezuela es que la salida a esta posible catástrofe puede terminar este año si existe voluntad de diálogo, mientras la situación de Venezuela arrastra ya más de 10 años, escenario no deseado que estaría ya en manos de los actores políticos, sociales, religiosos y económicos de Nicaragua en solucionar.

Este pasado 10 de enero el presidente Nicolás Maduro asumió un nuevo mandato en medio de sanciones, críticas y rechazo. La Organización de Estados Americanos no reconoció a Maduro como mandatario de Venezuela, sino que reconoce a Juan Guaidó como presidente interino quien es actual presidente de la asamblea popular.