Obispos de la Iglesia Católica serán observadores en el diálogo nacional

Los expertos coinciden en que no convocar a monseñor Silvio José Báez como miembro del equipo observador, es una decisión acertada, aunque poco popular entre la población nicaragüense.


Para algunos analistas, la participación de la Iglesia Católica exigirá soluciones inmediatas en la mesa de reanudación del diálogo nacional previsto para este miércoles 27 de febrero.

“No veo una iglesia como un testigo de piedra, sé que van a opinar, proponer y exigir una solución pacífica y rápida. Todos los actores deben trabajar en función de buscar una solución a la situación de Nicaragua, ese es su objetivo”, expresó Mauricio Díaz, analista político.

Lea: OACNUDH urge acciones más concretas para resolver situación nicaragüense

Díaz exigió que se deje de “satanizar el diálogo” y hacer ver como que los obispos no están juntos en este proceso.

“Cada obispo tiene su percepción de la realidad, pero en última instancia son un colectivo, una unidad, una comunidad”, aseveró.

Para el analista político Edgard Parrales, delegar a la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, como observadores puede ser una solicitud del Gobierno de Nicaragua, para no permitirles guiar la agenda de la negociación como mediadores.

“Ellos no pueden imponer qué representará cada uno de los partícipes. Tienen que reunirse todas las partes y rayar el cuadro, entre otras cosas, habría que ver si hay mediadores o no, si habrá testigos o no, sin habrá garantes, eso es primordial antes de iniciar el debate de puntos”, dijo Parrales.

Los expertos coinciden en que no convocar a monseñor Silvio José Báez como miembro del equipo observador, es una decisión acertada, aunque poco popular entre la población nicaragüense.

“Monseñor Baez dice las cosas de manera tajantes, es una persona directa, eso al Gobierno no le gusta, porque detesta que le digan la verdad en su cara, esto puede ser motivo de enojo y de que el diálogo se trabe”, afirmó Parrales.

Para los especialistas, la participación de los tres altos jerarcas de la Iglesia Católica es positiva, sin embargo, coinciden además que es necesaria la inclusión de representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Monseñor Waldemar Stanislaw, nuncio apostólico en Nicaragua, serán los representantes de la iglesia católica en el diálogo nacional “esta vez como observadores y no como mediadores”, según la CEN.