...
Cortesía

Cortesía

Más de 13 millones de personas padecieron hambre en la región por la pandemia, según la FAO


En el actual contexto de pandemia por la Covid-19 el número de personas que viven con hambre en América Latina y el Caribe aumentó en 13,8 millones entre 2019 y 2020, alcanzando ya un total de 59,7 millones de afectados; según un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“Esta es la sexta ocasión en la que reportamos malas noticias, desde 2014 la región retrocedió en la lucha contra el hambre e inseguridad alimentaria, la pandemia ha tenido un impacto devastador”, dijo Julio Berdegué, Representante Regional de la FAO.

El funcionario destacó que estas cifras hacen retroceder más de 20 años en la lucha contra el hambre. En 2002 se reportó el pico más alto de hambre en la región: 58,5 millones de personas.

“Con excepción del Caribe que se mantiene estable tanto Sudamérica como en Mesoamérica, es decir México y Centroamérica, se ha retrocedido significativamente en la proporción de su población que padecen hambre, en la región empeoramos en 2 puntos porcentuales respecto a 2019 en 2020; hay un 70% de aumento entre 2014 y 2020 en términos de porcentaje de la población que vive en esa situación, esto no tiene una explicación posible”, expuso.

El representante de la FAO destacó que el hambre es una de las formas más graves de la inseguridad alimentaria, pero hay otras formas de medir ese flagelo, una de ellas es la que indica una inseguridad alimentaria moderada o grave ya que se basa en preguntar cuál es la situación en encuestas de hogares.

“Esto nos dice que actualmente hay 267 millones de personas en esta condición en la región sobre un total de 650 millones de población, es decir, que 60 millones se incorporaron a este contingente en 2019 y 113 millones más si vemos la situación de 2014, la mayoría fue de Sudamérica. La situación de moderada y grave aumentó en 9% entre 2019 y 2020, ninguna región se aproxima a esto, hemos tenido un impacto severo”, agregó.

De acuerdo con el informe la inseguridad alimentaria no afectó por igual a hombres y mujeres en 2020, el 41,8 % de las mujeres de la región experimentaron inseguridad alimentaria moderada o grave, en comparación con el 32,2 % de los hombres. Esta disparidad ha ido en aumento en los últimos 6 años y aumentó drásticamente, del 6,4 % en 2019 al 9,6 %en 2020.

"Este informe nos muestra una cruda realidad que debemos enfrentar de lleno para mitigar la situación de la población más vulnerable. Al expandir los sistemas nacionales de protección social, por ejemplo, los gobiernos pueden llegar a los más necesitados con asistencia para ayudarlos a superar estos tiempos difíciles”, dijo Lola Castro, Directora Regional del PMA para América Latina y el Caribe.

El informe conjunto de las Naciones Unidas pide acciones urgentes a los países para detener el aumento del hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición, transformando sus sistemas agroalimentarios y hacerlos más eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles a fin de alcanzar una mejor producción, nutrición, ambiente y forma de vida.

Estos fueron se recopilan en el treceavo informe Panorama regional de seguridad alimentaria y nutricional 2021 de la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), el Programa Mundial de Alimentos (WFP) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).