...
Foto Cortesía

Foto Cortesía

Megan Fox asegura que padece de dismorfia corporal

La actriz reveló que padece de inseguridades muy profundas


Megan Fox es un símbolo de belleza en la industria del entretenimiento. Además de ser una reconocida actriz, siempre se le ha asociado con ser un “sinónimo” de belleza, pero también es un ser humano que como cualquier otro puede parecer de inseguridades. Así lo dejó en claro en una reciente entrevista.

La artista reveló para la revista británica CQ que padece de dismorfia corporal. “Tengo muchas inseguridades profundas”, destacó.

De acuerdo a la página web Mayo Clinic, el trastorno dismórfico corporal es un padecimiento de salud mental en el que una persona no puede dejar de pensar en uno o más defectos en su apariencia, pese a que estos pasan inadvertidos por los demás. El paciente puede sentirse tan avergonzado, intimidado y ansioso que es posible que evite muchas situaciones sociales.

“Podemos mirar a alguien y pensar: esa persona es tan hermosa. Su vida debe ser tan fácil, pero lo más probable es que no se sienta así con ellos mismos”, confesó la actriz de 35 años.

La artista también dijo en años anteriores que luchaba contra otro trastorno: el obsesivo – compulsivo (TOC).

Ser todo un referente para la industria, no solo en el cine sino también en la moda y belleza, le ha pasado factura a Megan Fox, quien se ha visto afectada por cómo los medios de comunicación la han sexualizado durante años.

“Creo que tuve un colapso psicológico en el que no quería hacer nada. No quería que me vieran, no quería tener que hacerme una foto, caminar sobre una alfombra roja, no quería que me vieran en público por el miedo o la creencia a que se burlaran de mí”, relató en 2019 en el show “Entertainment Tonight”.

La dismorfia corporal puede llegar a ser tan grave al punto que hasta un paciente puede pasar horas cada día preocupándose por su apariencia.

Algunos síntomas para identificar este trastorno son: la persona muestra conductas como compararse constantemente con los demás, pregunta siempre a otros sobre su apariencia persona, se mira de forma excesiva en el espejo, entre otras.

Para tratar la dismorfia corporal generalmente los expertos aplican terapias cognitivo-conductual y en casos graves acompañan a estas sesiones con medicamentos antidepresivos.