...

Excarcelados denuncian que asedio policial continúa

“Llegan a mi casa siempre en la madrugada, se estacionan ahí. Si yo salgo a la venta a comprar algo o al mercado, los señores del CPC del barrio andan detrás de mí donde quiera que voy”, denunció uno de los excarcelados.


Dos presos políticos que fueron excarcelados recientemente denunciaron ante la Comisión Permante de Derechos Humanos (CPDH) que continúan siendo víctimas de acoso y amenazas por parte de simpatizantes del gobierno y de la Policía Nacional.

Uno de los afectados es Edwin Juárez, un exmiembro de la Juventud Sandinista que permaneció en la cárcel cinco meses, acusado y condenado a una pena de 15 meses de prisión por supuesta portación ilegal de armas, luego de haber participado en una manifestación cívica contra el gobierno.

El pasado 27 de febrero fue excarcelado y ahora teme que nuevamente lo envíen a prisión sin razón alguna ya que recibió una citatoria para presentarse en la estación policial del Distrito II de Managua.

Juárez relató que al momento de su detención participaba de la Marcha de las Banderas, cuando fue interceptado en el sector de La Tenderí y trasladado a las antiguas instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) o El Chipote, donde fue sometido a interrogatorios bajo torturas.

“Me enseñaban fotos de mi hija, me decían que si yo no hablaba que algo le iba a pasar a mi familia al igual que a mi hija. A mí me detuvieron el 16 de septiembre en la Marcha de las Banderas, a mí sólo me condenaron por portación de armas que supuestamente yo andaba cuando solamente andaba cinco banderas y mi tapa cara azul y blanco”, sostuvo.

Oniel Muñoz, excarcelado el pasado 20 de mayo, también denuncia ser víctima de asedio, pues dice que la policía ha citado a su hermano y a su cuñado a la estación policial de Masaya para entregarles dos vehículos que les fueron retenidos el día de su captura a cambio de información.

“Las citas que les hacen a mis familiares es para supuestamente liberar los vehículos a cambio de información mía, qué es lo que ando haciendo yo, qué es lo que hice o qué es lo que hago, a dónde voy, a cambio de eso ellos (la policía) van a liberarles sus vehículos", relató Muñoz.

El afectado denunció también que el acoso policial persiste durante todo el día.

“Llegan a mi casa siempre en la madrugada, se estacionan ahí. Si yo salgo a la venta, a comprar algo al mercado, los señores del CPC del barrio andan detrás de mí donde quiera que voy y hoy que venía para acá (a la CPDH) mi casa estaba militarizada, incluso con técnica canina llegaron”, denunció Muñoz.

Karla Sequeira, abogada de la CPDH, informó que esta organización conoce de al menos 15 casos similares a estos en los que presos políticos que han sido excarcelados han denunciando publicamente ser víctimas de acoso y amenazas por parte de simpatizantes del gobierno y de la Policía Nacional.