...
Imagen referencial / Cortesía

Imagen referencial / Cortesía

Fundación de Costa Rica donará pruebas de coronavirus a nicaragüenses varados en la frontera

"Nosotros no vamos a dejar a esos nicaragüenses morirse en la frontera", afirma la Fundación Arias para la Paz


La Fundación Arias para la Paz anunció este jueves que gestiona una donación de 500 pruebas de Covid-19, que requieren centenares de migrantes nicaragüenses que se encuentran varados en el puesto fronterizo de Peñas Blancas para poder ingresar a Nicaragua.

Mientras el Gobierno de Nicaragua mantiene puertas cerradas a sus connacionales, la respuesta humanitaria para estos migrantes ha llegado desde Costa Rica.

Lina Barrantes, directora de Fundación Arias para la Paz, en declaraciones a Nicaragua Actual, confirmó que dicha organización desde el fin de semana pasado en coordinación con el Ministerio de Seguridad Pública y la Dirección Nacional de Migración y Extranjería de Costa Rica, gestiona un donativo de pruebas para la detección de Covi-19, que serán destinadas para ser aplicadas a los nicaragüenses varados en Peñas Blancas.

“Entre varias instituciones hemos logrado movilizar una cantidad de recursos que yo espero que sea suficiente, como para que empecemos a hacer, ojalá mañana, las pruebas de Covid-19 a todos los hermanos que están trancadas en la frontera y que el Gobierno no los deja entrar a su propio país”, detalló Barrantes.

La directora de Fundación Arias además explicó que para brindar esta ayuda humanitaria se negoció con grandes laboratorios privados de Costa Rica a ver quién podía ayudar ofreciendo un mejor precio. En este sentido, la Clínica Bíblica de Costa Rica, el hospital privado más grande de ese país, estará a cargo de realizar las pruebas.

A la línea fronteriza con Nicaragua llegaron este jueves, Michael Soto, ministro de seguridad de Costa Rica y Raquel Vargas, directora de Migración y Extranjería de ese mismo país, donde Según Barrantes, sostendrían una reunión para evaluar la situación de los nicaragüenses varados y realizar un inventario preciso de cuantas personas requerirán la prueba.

Se espera que, tras la reunión, ambos funcionarios costarricenses sostengan una reunión con el presidente Carlos Alvarado para realizar las coordinaciones.

De acuerdo a Barrantes, luego se incorporarán las organizaciones que están contribuyendo en esta ayuda humanitaria, incluyendo la Clínica Bíblica, para agendar la aplicación de las pruebas.

Raquel Vargas, directora de Migración y Extranjería de Costa Rica confirmó a medios de este país que las pruebas se realizarán este viernes.

Por su parte Barrantes detalló que se logró que la Clínica Bíblica aplicara la prueba a un costo menor a los US$60 dólares, el precio incluye el traslado de equipos especializados de laboratorio a la frontera.

En Costa Rica, el valor del test para la detección de la Covid-19 es superior a los US$100 dólares.

“El régimen de Ortega una vez más abusa del respecto a los derechos humanos que tenemos en Costa Rica y de que nosotros no vamos a dejar a esos nicaragüenses morirse en la frontera. Así estamos respondiendo, la sociedad civil empresa privada, estamos dándole la respuesta de que respetamos los derechos humanos, de los derechos de los nicaragüenses son tan validos como los de los costarricenses”, sostuvo Barrantes.

Para conocer el resultado del test, se requerirán al menos 48 horas.

Además del donativo, la Fundación Arias colaborará con el acondicionamiento de un albergue en Peñas Blancas donde se ubicarán a los migrantes que deben guardar cuarentena si dan positivo a la prueba.

Desde ayer miércoles, la organización costarricense Corner Of Love ha garantizado los tres tiempos de comida para los nicaragüenses varados en la línea fronteriza.

Juan Carlos Arce, del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca +, informó que el día de ayer dos mujeres embarazas, una de ellas en aparente labor de parto, colapsaron por las precarias condiciones en las que se encuentran.

Por presiones, se logró que las dos mujeres fueran trasladadas a territorio nicaragüense para ser atendidas de emergencia, pero hasta ahora se desconoce de su actual estado.

El colectivo además denunció que la salud de la mayoría de estos migrantes se ha ido deteriorando a medida que han pasado los días.