...
Foto Cortesía

Foto Cortesía

“Nada”, lo que queda en Puerto Cabezas tras sufrir el impacto de dos huracanes


Por más de 12 horas, alrededor de 15 comunidades en la región de la Costa Caribe Norte de Nicaragua quedaron completamente incomunicadas.

Ahí, el proveedor de servicios de telecomunicaciones fue una víctima más de los estragos del huracán Iota, pues su centro de operaciones se inundó.

El martes, cuando se reportaron los mayores estragos de Iota por su paso en Nicaragua, el país no tuvo noticias de lo que sucedía en Bilwi, Corn Island, Laguna de Perlas, El Ayote, Prinkapolka, y otras 10 comunidades.

Lea: Tragedia en Macizo de Peñas Blancas: al menos 30 desaparecidos tras deslave

Fue hasta en la noche, cuando logró establecerse el servicio, cuando comenzaron a llegar los primeros reportes de la situación en dichas regiones: el panorama, nada alentador desde el paso del huracán Eta, se agravó por Iota.

Nancy Henríquez, líder indígena de Puerto Cabezas, resume la situación en una palabra: devastación.

Cortesía.

“El municipio de Puerto Cabezas está devastado, todas las comunidades del llano, litorales, totalmente devastado. En Bilwi también”.

Cortesía.

“Las casas quedaron sin techo, todo se lo volvió a llevar este huracán, en las comunidades del litoral norte 50 casas se destruyeron. No hay nada. En Sandy Bay igual, hay animales muertos, no hay un número específicos de los daños”, resalta Henríquez.

La cifra de fallecidos dadas a conocer por las autoridades de Nicaragua son seis, pero esta podría aumentar en el transcurso del día. La líder indígena indicó que en la comunidad de Walpa, en el litoral sur, dos niños murieron de frío.

Cortesía.

“La comunidad entera se fue. El huracán se les llevó todo”, señala.

La situación en esta zona del país se agrava con el paso de las horas.

Cortesía.

“Las autoridades no llevan comida, no han hecho nada, la gente se está muriendo de hambre donde se están albergado, no hay ropa, alimentos; no hay nada”, clama Henríquez.