...
Foto Lorenzo Vega / VosTV.

Foto Lorenzo Vega / VosTV.

Cierra preescolar tras 35 años de servicio por problemas financieros derivados de la pandemia

Otros colegios están tomando medidas para evitar un cierre.


El sector educación también se ha visto afectado por la pandemia del coronavirus. Algunos padres de familia decidieron retirar a sus hijos e hijas de los colegios privados de Managua como una forma de prevención ante esta enfermedad, otros lo hicieron porque tras quedar en el desempleo no podía continuar con el pago de los aranceles.

Uno de los colegios privados en la capital que vivió serios problemas financieros producto de la pandemia fue el Centro Educativo Mil Colores, ubicado en Jardines de Veracruz. Este colegio ofrecía educación maternal y preescolar y en 2020 había iniciado con 80 estudiantes, pero poco a poco estos fueron disminuyendo, hasta quedar solo 35.

Pese a las acciones de los directivos para enfrentar esta situación, la crisis económica se acentuó y se vieron en la obligación de cerrar las instalaciones de este centro educativo.

Mitzy Hernández, directora del centro, afirmó que tratando de salvar el colegio, se ejecutaron arreglos de pago con los padres de familia que pasaban también por una crisis financiera, se realizaron clases en línea durante los meses con mayor contagio del Covid-19 y hasta vendieron el vehículo que se utilizaba para el recorrido a los estudiantes, pero esto no fue suficiente.

“Son alrededor de 10,000 dólares en deudas los que tenemos, con eso estamos cerrando, en esas deudas iba la liquidación de los docentes, dos meses de retraso de su pago, la liquidación al Instituto Nicaragüense de la Seguridad Social (INSS) y todos los préstamos que habíamos realizado para tratar de sobrevivir, eso pues es lo que se pagó y estamos listo para cerrar”, dijo Hernández.

En busca de mantener la matricula escolar y poder cumplir con el pago a los docentes, la dirección de este centro incluso redujo los aranceles mensuales hasta en un 50%, pero los padres de familia fueron consientes que ni con la reducción podían seguir pagando.

“Fue un golpe duro para todos, para mí como directora, para los maestros y para los niños que ahora van a ver nuevos rostros, todos van a centros escolares de acuerdo a las posibilidades de los padres de familia”, expresó la directora.

Teresa del Carmen Mena trabajó por 26 años en este colegio junto a otros siete colegas, pero ahora está en el desempleo.

“Varios colegios están pasando por esta situación y están próximos a cerrar, hay centros que no van a hacer ni promociones, es algo lamentable, el futuro es incierto, pero en mi caso como maestra mi deber es enseñar. Lo voy a hacer desde casa, con tutorías, no hay que perder la vocación”, aseveró Mena.

Según Lesbia Rodríguez, integrante de la Unidad Sindical Magisterial, en algunos colegios privados hay deserción escolar de hasta un 50% cuando se procedió a la reanudación de las clases presenciales lo que ha provocado una reducción al salario de los maestros y buscar otras medidas de ahorro para no cerrar.

“Ellos tienen que aceptar lo que les están pagando o quedarse sin empleo, también se afectó a las afanadoras y quienes vivían de hacer recorridos en los colegios, cuando se pasaron las clases en línea, algunos colegios pues han ya reactivado clases semipresenciales, pero esto sigue, todos estamos afectados”, finalizó Rodríguez.